Buenos Aires,

 

 

10/05/2019
Jossimar Mosquera: “Ver a Alfaro conmovido y orgulloso de nosotros fue gratificante”
El zaguero colombiano de aquella gesta de Arsenal en 2007 rememora en #VivoHDA los mejores momentos de la Copa Sudamericana y otros recuerdos de su paso por Sarandí. Además, su llegada a Argentina, el paso por el Estudiantes de Simeone, la influencia de Alfaro en su carrera y su relación con el Arse, al que va a ver a la cancha de vez en cuando.

 

Ya hace varios años que Jossimar Mosquera vive en Argentina. En Ituzaingó, puntualmente. Desde allí, uno de los aguerridos integrantes de la primera estrella internacional en la historia de Arsenal nos recibe para una linda charla sobre el pasado. “Mi última etapa fue en el ascenso. Hace ya dos años me retiré, lo último fue J. J. Urquiza y luego me fui a Ferro de Las Flores a jugar un regional. Nos quedaba un poquito por repartir así fuimos a hacerlo por el interior, ja”, comentó risueño ante la pregunta por su presente.  Ya metiéndonos en su llegada al país, hace prácticamente quince años, Jossimar recordó aquellos tiempos en Godoy Cruz donde compartió equipo con varios futbolistas de renombre: “Estuve jugando en Bajo Cauca dos años y en 2004 me salió una posibilidad de probarme en Godoy Cruz, de ahí pude arrancar mi trayectoria acá. Estoy agradecido con ellos, por suerte logramos el primer ascenso del club en la historia. En ese plantel había grandes jugadores como Torrico, Enzo Pérez o Villar”.

 

La siguiente parada fue Estudiantes, un club en el que no sólo tuvo su primera experiencia en Primera, sino que además empezó a ver otra realidad: “Venía del ascenso donde hacíamos pasadas de diez kilómetros y Estudiantes fue otro nivel. Todos jugaban en puntitas de pie, los entrenamientos eran muy intensos pero de una hora y media... me tuve que adaptar. Entendí que era una oportunidad única para jugar en Primera, tenía que estar a la altura del plantel que teníamos”. Por ahí también se filtra el recuerdo de una larga lesión que lo tuvo a maltraer pero que pudo superar: “Ni bien llegué me lesioné el empeine y estuve cuatro meses sin jugar. En un momento pensé que dejaba el fútbol, pero tanto Simeone como los compañeros me ayudaron mucho”.

 

Es el turno de su etapa en Arsenal, y Jossimar rememora sus primeros días, donde encontró un ambiente que le calzó de gran forma:“Llegué sobre el final de la pretemporada y vi un grupo que tenía una armonía muy grande: Gandolfi tocando la guitarra en el asado, San Martín que acompañaba con sus bromas, el cuerpo técnico, los dirigentes todos ahí juntos. Eso fue muy bueno”.  Otro de los que había llegado de La Plata era José Luis Calderón, que empezaba su segunda etapa en Sarandí y, según cuenta el colombiano, tuvo que ver en su arribo al Arse: “Cuando llego, en una de las primeras cenas me invitó a sentarme en su mesa y me contó que cuando le habían consultado por mí, él dio el OK. Me dio la mano para ser parte de aquel plantel y vivir uno de los momentos más lindos de mi carrera deportiva”.

 

 

Ingresamos en el terreno de la Copa Sudamericana 2007, y a la hora de elegir el duelo más difícil de aquel camino al éxito, Mosquera señala la vuelta de la semifinal frente a River: “Ese partido en el Monumental fue muy duro. Nos atacaron por todos lados, sobre todo en el primer tiempo, más allá de que nosotros tuvimos el tiro al palo de Biagini. En un momento pensé que les caía el gol a ellos, por suerte Cuenca atajó bárbaro”. Además, en referencia a los rivales que el Viaducto tuvo enfrente, el ex defensor agregó: “Alfaro siempre usaba la frase de la pelea del gigante contra el chiquito, y la verdad es que fue así. Excepto Goiás, con el respeto que merece, era siempre jugar contra grandes donde había que preparase al máximo”.

 

Recordamos ahora los días donde tuvieron lugar ambas finales. Sobre la ida, en el Estadio Azteca, Mosquera cuenta cómo vivió el partido desde adentro: “Fue un momento muy lindo, porque en los papeles era dificilísimo. Ellos tenían tipos como Cabañas, Ochoa, Insúa o Rodrigo López. Estábamos bien parados, y aunque nos tocó estar en desventaja dos veces, pero tuvimos la paciencia para aprovechar nuestro momento. Fue una alegría cuando cayeron los goles del Papu”. A un paso de la conquista, el antioqueño recuerda el vestuario en la previa de aquel partido en cancha de Racing: “Estábamos todos tensionados y emocionados porque nos pasaron un video de nuestras familias. Hasta Alfaro estaba llorando cuando nos dijo que estaba orgulloso de nosotros, del equipo que habíamos formado. Salimos a jugar y fue nuestro mejor partido, sobre todo en el primer tiempo”.  Además, señala lo que se le pasó por la mente en el histórico gol de Martín Andrizzi: “Lo vi en entrenamientos hacer eso de que se caía y se paraba pero seguía con la pelota, pero lo que más sufrí fue el remate porque la pelota iba entrando despacito. Creo que la empujamos todos con la fuerza que hicimos”.

 

 

A la hora de hablar de Gustavo Alfaro, el colombiano recalcó qué es lo que más resaltaba de la conducción del entrenador rafaelino: “Su manera de comunicar, de hacerse entender. Recuerdo un partido que perdimos con Gimnasia (J) de visitante en el que me sorprendió. Yo me imaginaba una charla, pero el tipo empezó a motivarnos y a decirnos que, a pesar del resultado, ése era el equipo que quería. Desde ahí arrancamos el camino de la Sudamericana”. Además, recordó la famosa charla en la que el DT usó el pasado reciente de varios integrantes de aquel plantel para motivarlos: “Nos dijo: ‘A todos los que estamos acá en los equipos grandes nos señalan como fracasados. Tenemos que demostrar día a día que no lo somos, que vamos a cumplir los objetivos’. Era un plantel grande, pero entendimos que teníamos que dar el máximo y se dio que terminamos jugando casi todos.”

 

Vamos un poco a la actualidad para conocer la opinión del colombiano acerca de este Arsenal de Rondina, al que no dudó en destacarle virtudes: “Veo que está jugando muy bien, es diferente a lo que por ahí hacíamos nosotros, más allá de nuestras características. Me gusta el trato que le dan a la pelota y también disfruto mucho de ver jugar a Torrent. Están haciendo un excelente trabajo”. Para finalizar, Mosquera mostró su gratitud tanto con Arsenal como con el hincha, y vuelve a traer a la charla su última visita al JHG para resaltar el cariño que recibió:“El trato fue excelente. Uno por ahí pensaba que la gente quizás no se debe acordar, pero al contrario. Fueron muy simpáticos y amables conmigo. Me gusta ir porque es un ambiente familiar, hasta he ido a ver a la Reserva. Estoy eternamente agradecido con el club”.

 

Por Juan Sáber (@juancesaber)

 
 

¿Conectamos?

 

   

   

   

   

 

Copyright © 2013 Arsenal de Sarandi Web - Todos los derechos reservados