Buenos Aires,

 

 

28/04/2020
Andrés San Martín: “Cuando le ganamos a River, salimos a comernos los nenes crudos contra el América”

En una distendida conversación, el ‘5’ de aquella hazaña en la Copa Sudamericana 2007 recuerda aquel camino del Arsenal de Alfaro en #VivoHDA. Además, repasamos su presente en Olimpia como ayudante de campo de Daniel Garnero, su lucha contra las lesiones de rodilla, el esfuerzo para seguir jugando y sus mejores recuerdos en Sarandí.

 

 

 

En un nuevo #VivoHDA fuimos en búsqueda de uno de los protagonistas de, quizás, el título más importante de la historia de Arsenal: Andrés San Martín. El hoy ayudante de campo de Daniel Garnero en Olimpia de Paraguay volvió a Argentina justo a tiempo para pasar la cuarentena con su familia y, desde su casa en la zona sur bonaerense, nos cuenta su actualidad: “Estamos hace casi cinco años en Paraguay, y llevamos cerca de dos años y medio en Olimpia. Sabíamos a la exigencia que enfrentábamos cuando llegamos, por suerte las cosas están saliendo bien. Es un equipo enorme, con mucha historia y muchísima convocatoria”.

 

Tras haberse coronado tetracampeón a fines del año pasado, San Martín anhela que el conjunto paraguayo compita fuerte en la Copa Libertadores: “Nuestro objetivo es pelearla. La realidad es que los equipos de Argentina, y sobre todo de Brasil, manejan presupuestos mucho más grandes que los equipos paraguayos. Nosotros nos preparamos todos los años para ganarla. Después de ganar cuatro campeonatos locales, es una de nuestras deudas pendientes”.

 

 

Adentrándonos en su etapa como futbolista, donde no le faltaron dificultades, San Martín cuenta cómo fue convivir desde muy joven con una rodilla que terminó requiriendo siete intervenciones quirúrgicas: “Mi familia fue fundamental para seguir. Recorrí un montón de médicos y la mayoría me dijo que no podía jugar más, pero le empecé a meter, aguanté los dolores e inflamaciones y llegué a pasar de estar dos años parado en Banfield a jugar Copa Libertadores de titular y que me vendan a River”. La historia de autosuperación tuvo un punto crítico, en el que le informaron la naturaleza de su lesión podía dejarlo sin jugar para siempre: “Lloré mil veces, pero el peor momento fue en la tercera operación donde me dijeron que tenía una lesión degenerativa en el cartílago. Antes de saberlo, estuve a punto de escaparme del quirófano ese día, pero al final me operé. Cuando me despierto, le pregunté al médico y me dijo lo que era. Se me vino el mundo abajo”. 

 

Llega el momento de su etapa en Sarandí, que inició en 2006 pero tuvo su pico en el último semestre de 2007. Sobre el camino a la conquista de la Copa Sudamericana, destaca la victoria en el Jaisco ante Chivas como punto de inflexión: “Al principio las expectativas no eran altas. Era ir de a poco, pasando de fase. Después de ganarle a Chivas, que para mí fue el rival más díficil, empezamos a pensar que se podía”.

 

Tras vencer al River de Passarella enmudeciendo el Monumental, el equipo quedó a un paso de la gloria y San Martín cuenta el plantel en esos días definitorios: ”Cuando le ganamos a River, salimos a comernos los nenes crudos con América, en el Azteca. Íbamos de punto a todos lados, pero teníamos un hambre bárbara. La vuelta en cancha de Racing fue el mejor partido que hicimos, pero terminamos sufriendo hasta el final. El gol de Andrizzi fue un momento inolvidable para todos”.

 

 

Finalizada esa etapa gloriosa, sus siguientes días en Sarandí no fueron los más felices a causa de su rodilla, pero el ex volante central se mostró agradecido con la decisión del club de mantenerlo: “Al año siguiente empecé a estar afuera porque en una jugada de la final me arranqué un pedazo de cartílago. Lo de Arsenal fue impresionante, pidieron otro préstamo a River y me bancaron a muerte”. No obstante, su rodilla no dio para más y llegó su decisión de dejar por primera vez: “Ya en el segundo semestre de 2008 jugué algunos partidos, pero más por cabeza dura que otra cosa. Me infiltraba antes del partido y en el entretiempo hasta que dejé. Yo le metía, pero tuve que parar porque la verdad es que tenía que pensar en mi vida”.

Luego de un par de años afuera, una pequeña revancha para, al menos, finalizar su etapa de futbolista pisando el césped: “Cuando terminó mi contrato en River, Nico Navarro me hizo el contacto con Sportivo Italiano. Yo no estaba bien de la rodilla, pero quería terminar jugando después de estar dos años parado, fui para retirarme dentro de la cancha. Hice un contrato por partido jugado, jugué unos cuatro meses y me retiré”.

 

Finalizando, el Pelado reflexiona nuevamente sobre aquel plantel de Arsenal y no escatima elogios para el liderazgo de Alfaro: “Fue el momento más feliz de mi carrera. Ese equipo había juntado jugadores que no habían podido triunfar en equipos grandes con algunos chicos jóvenes. Gustavo fue una pieza fundamental porque hizo que cada uno se sintiera importante. Su poder de convicción es impresionante, no se lo vi a ningún otro técnico”. En el cierre, dejó un mensaje final al hincha: “La gente de Arsenal sabe que los quiero mucho, pasé los mejores momentos de mi carrera. El otro día revolviendo en casa encontré muchos recuerdos del día de la Sudamericana, son imborrables. Le agradezco al club por confiar en mí sabiendo que quizás no podía volver a jugar, y me quedan para siempre las dos estrellas conseguidas”.

 

Por Matías Hermann

 

 

¿Conectamos?


HABLEMOS DE ARSENAL RADIO DESDE EL INICIO DE NUESTRA WEB

   

   

   

   

   
   
 

Copyright © 2013 Arsenal de Sarandi Web - Todos los derechos reservados