Buenos Aires,

 

 

23/04/2020

Sebastián Lomónaco: “Estoy muy agradecido con Rondina porque me hizo sentir importante y elevó mi nivel”

El delantero de Godoy Cruz, participó del Vivo de Instagram de Hablemos de Arsenal, rememoró viejas épocas en Arsenal y admitió el deseo de volver a vestir la camiseta del club que lo formó.

 

 

El profesional de 21 años radicado en Mendoza describió el cronograma llevado a cabo en el aislamiento obligatorio: “Trabajamos en grupo por medio de videollamadas, tres veces a la semana. Ejercicios físicos y charlas en conjunto del plantel. También me mantengo entretenido con los videojuegos, intento rellenar la cuarentena con diversas actividades”. 


El 21 de abril de 2019, un año atrás, “El Viaducto” vencía a Defensores de Belgrano en condición de visitante y forzaba a definir el ascenso a la primera división con una final. Aquella tarde, el oriundo de Avellaneda asistió a Fernando Torrent para que convierta el 1 a 0 y le ahogó la fiesta a Sarmiento de Junín. Nostálgico, recapituló:
“¿Cómo olvidarlo? Quienes vivimos esa situación nunca podremos olvidarlo. Previo al comienzo del partido, le avisé a Carlos Silva que si entraba iba a convertir, luego me tocó acomodarle la pelota a Fer. La caravana, el apoyo de nuestra gente, fue increíble. Nadie nos creía capaces de conseguir el premio mayor, todo el merito se debe al grupo que se conformó”.
 

 

En su corta carrera como futbolista, “el goleador del Club Progreso” siempre desarrolló sus cualidades en campañas asociadas a la lucha por permanecer en la máxima categoría. Obligado a desempeñarse con pequeño margen de error, Lomónaco manifestó: “Fue el impulso de haber arribado al primer equipo poco tiempo antes de todo el declive. Tenía que afrontar las adversidades como sea, dar cada paso con firmeza. A pesar del difícil momento, había que resolver los problemas con positividad”. 


El jugador llegó con 12 años al conjunto celeste y rojo, posterior a su paso por el Club Atlético Independiente. Quedó libre del equipo vecino, luego de permanecer seis años allí. Gabriel Viscovich realizó su prueba en la vieja cancha donde estaba situada el área de piletas, lo definió como un “goleador nato” y desde aquel entonces selló su apellido en Arsenal: 
“Estuve bajo el mando de Gabi durante dos años, luego pasó Walter Céspedes y consiguiente “Cafú” Espinola. Ellos tres me ayudaron mucho. Inicié como “ocho” y pasé a jugar de “punta”. Céspedes fue quien me marcó, era su jugador predilecto, me enseñó como manejarme en el área contraria”.


 

“A fines de mi paso por Séptima División, me tocó pasar a entrenar con la Reserva. Ese año hicimos una gran campaña, lo mismo el campeonato que le siguió. Las inferiores, en aquel entonces, estaban en un gran momento. Junto a Gonzalo Gómez, Lucas Coyette y Emanuel Sánchez, compartimos la misma felicidad. Javier Carnero me informó sobre mi llegada al primer equipo, luego de quitarle el invicto a River Plate en el predio de Ezeiza, con Quinta División”, añadió el oriundo de Avellaneda. 


El 18 de diciembre de 2016 debutó ante Vélez Sarsfield, en el estadio Julio Humberto Grondona, fue victoria 2 a 0 para los locales. A cuatro años de este hecho, recordó: “Fue un contexto especial, no veníamos bien y recuperamos confianza. Ingresé con mucha fe y coraje. Cuando llegó Humberto perdí continuidad, no me tuvo en cuenta. Además, tuve un bajón anímico importante. Cuando regresó Sergio Rondina todo cambió, le estoy agradecido porque siempre me tuvo en cuenta. Me hizo sentir importante y elevó mi nivel”. 


El 2019 se torno un sueño, no solo el ascenso ocupó la vitrina de galardones, sino también los Panamericanos de Lima con el seleccionado Sub-23 y su respectiva medalla dorada. Disputó cuatro de los cinco encuentros de aquel torneo y marcó un gol ante Panamá, el 4 de agosto. “El Negro”, como lo conocen sus íntimos amigos, expresó: “Me guardo las mejores enseñanzas de esa competición. Un enorme equipo, compuesto por exitosos jugadores. Junto a Lucas Necul compartimos un hermoso certamen, ya nos conocíamos del “Arse” e influyó mucho. Tuve la mala suerte de lesionarme previo al duelo ante Honduras y me perdí la final. Quise tirar un taco en pleno entrenamiento y me desgarré, no lo podía creer”.

 



Centrado de nuevo en el segmento “Arsenal”, Lomónaco contó anécdotas particulares que vivió con Alejo Antilef:
“Tomábamos mate todo el día, el llevaba el kit y yo cebaba. Cuando llegaba la hora de la siesta, “Jarro” me pedía que reproduzca melodías infantiles y nos quedábamos dormidos. Cuando se iniciaron los cruces de pool en las concentraciones, nos enfrentábamos a Maximiliano Gagliardo y Mauricio Aquino. Siempre ganábamos, pero Alejo era mediocre”. 


Para concluir la nota, se refirió al significado que tiene el club que lo formó y la posibilidad de repatriarse: “Es una de las cosas más importantes en mi vida, hizo feliz a una familia entera y eso no tiene precedentes. Siempre tengo presente la posibilidad de regresar, pero en estos momentos debo concentrarme en mi carrera”.
 

 

¿Conectamos?


HABLEMOS DE ARSENAL RADIO DESDE EL INICIO DE NUESTRA WEB

   

   

   

   

   
   
 

Copyright © 2013 Arsenal de Sarandi Web - Todos los derechos reservados