Buenos Aires,

 

 

22/10/2016

Racing 1  Arsenal 0

Partenaire de turno
Arsenal volvió a demostrar que es especialista en promover espectáculos ajenos. En esta ocasión, la 7° fecha del campeonato, le dio vida nuevamente a un Racing que venía de perder ante Rafaela y quedar eliminado de la Copa Argentina. Aunque mostró algo de ímpetu en los minutos finales, cayó 1-0 en el Cilindro y en un trámite ampliamente favorable al local. El gol lo hizo el "Pulpito" González.
 

Por Martín Vassena - @MartinVassena

Arsenal sumó su quinta derrota en siete partidos disputados, la tercera en forma consecutiva. Está último en la tabla, es el conjunto más goleado y sólo ocho unidades lo separan del primero de los cuatro puestos que hoy pierden la categoría. ¿Hay algo peor que estos números desgarradores? Si, y es ver jugar a Arsenal. Desde lo futbolístico, desde lo táctico, desde lo anímico. No importa desde qué ángulo se lo analice, lo de este equipo es lamentable. Y, obvio, digno de uno que padecerá hasta el final por no descender en junio de 2017.

 

Ya poco tienen que ver los nombres que salen a la cancha. Es cierto que hubo jugadores que se quedaron sorpresivamente afuera de este nuevo compromiso, y otros que volvieron a tener una oportunidad cuando demostraron que no la merecen. Da igual, la crisis es más profunda. Es algo colectivo, que afecta lo individual. Y lo individual, claro, repercute directamente en lo colectivo. Un círculo vicioso del que es difícil salir y que termina destruyendo a su paso desde ciclos de entrenadores hasta promedios estables.
 

El Viaducto hoy es un partenaire de turno. Es un rival débil, vulnerable, fácil de vencer. El ideal para tener una verdadera fiesta. Once jugadores que participan del espectáculo ajeno sin oponer resistencia y  entregan tranquilamente los tres puntos en juego. Pasó ante Central, pasó ante San Lorenzo, pasó hoy y va a seguir pasando si la fórmula sigue siendo la misma.

 

Esta tarde, el beneficiado fue Racing, que jugó un partido discreto, por momentos malo, pero que le alcanzó y hasta le sobró para ganar. ¿Por qué? Porque enfrente tuvo a un conjunto que no dio dos pases seguidos, que jugó 80 de los 90 minutos en campo propio, que cometió mil errores en las salidas, en las coberturas, en los despejes. Así se facilita todo. Para cualquiera, sin excepciones.

 

En el primer tiempo, no llegó una vez con claridad el Arse. Racing tampoco hasta el gol a los 25 de esa primera etapa: remate lejano de Aued y desvío del "Pulpito" González en el borde del área, sólo y habilitadísimo por un Vella que quedó "enganchado". Desatenciones que, obviamente, se pagan. Después de eso, un mano a mano que Bou definió muy arriba, pero nada más. 
 

El complemento transcurrió con la misma metodología. Los de Rondina sin la capacidad básica de darle correctamente la pelota a un compañero a dos metros de distancia y, mucho menos, la claridad conceptual para hilvanar una jugada de gol. Perdiendo el balón cada 15 o 20 segundos, la posesión total la tuvo la Academia que jugó bien plantado en campo rival. 

 

Marín pierde la pelota en la salida, y Licha López queda sólo frente a Pellegrino pero salva justo Velázquez; el arquero le saca un tremendo cabezazo a quemarropa al propio López en el área chica, luego un remate a Acuña de lejos y un mano a mano a Pillud. El ex Defensa y Atlanta, más allá de que muchas veces contribuye con errores, usualmente es el mártir que padece a este Arsenal dentro de la cancha,. Afuera lo hacemos todos.

 

En el tramo final del encuentro, el Viaducto mostró un poco más de ímpetu. De empuje. Si ya estaba expuesto por sus errores en el fondo, ¿por qué no adelantarse? Así lo hizo y logró apretar a un pobre Racing que no supo liquidar antes a un rival tan accesible. Marín conectó un centro en el área chica pero su testazo se fue arriba y Boghossian no pudo inflar la red con el arco vacío cuando recibió de Giménez tras un desborde del ex CADU. Hubiese sido un milagro traerse el punto, pero no hubiese afectado jamás el análisis: de ser la Academia un poco más clara y precisa, al pleito le sobraban unos cuantos minutos.

 

El pitazo final no hizo más que confirmar con el resultado lo paupérrimo que es este equipo, sin sangre y que nos hace desangrar a nosotros. Sin alma, y que nos parte en mil pedazos la nuestra. Si no es así, sólo basta demostrarlo. Del otro lado, seguiremos esperando, aunque esta agonía se prolongue hasta junio del año próximo.

 

SINTESIS
 

RACING: Orión; Pillud, Sánchez, Vittor, Insúa; Romero, González, Acuña; Aued, Bou y L. López. DT: Ricardo Zielinski.

Suplentes: Musso, Ortíz, Alvarez, Díaz, Cerro, Mansilla, Martínez.

ARSENAL: Pellegrino; Vella, Marín, Bottinelli, Corvalán; Papa, Pérez; Velázquez, Sanabria, Bazán; Boghossian. DT: Sergio Rondina.

 

Suplentes: Santillo, Milo, Celaya, Bellocq, Imbert, M. Giménez, Brunetta.
 

Goles: 25' PT González (RAC).

Cambios: ET Bellocq x Papa (ARS), 15' ST Brunetta x Bazán (ARS), 26' ST M. Giménez x Velázquez (ARS), 27' ST Ortiz x Sánchez (RAC), 31' ST Martínez x L. López (RAC), 39' ST Díaz x Romero (RAC).
 

Amonestados: 2' PT N. Sánchez (RAC), 24' PT Papa (ARS), 36' PT Pérez (ARS), 38' ST Brunetta (ARS), 46'ST Bottinelli (ARS).
 

Árbitro: Fernando Rapallini.

Estadio: Juan Domingo Perón.

 
Uno por Uno
 

Fernando Pellegrino: Tarde destacada del arquero, seguro en los centros y atento cuando sus compañeros del fondo tuvieron algún error. Sostuvo al conjunto con dos intervenciones importantísimas en el complemento que dejaron el resultado en la mínima diferencia. Nada que hacer en el gol de Racing.

 

Luciano Vella: A pesar del ímpetu notorio con el que juega cada partido, al Tano le costó el encuentro, sobre todo en el complemento. Su primera parte fue aceptable desde el orden, aunque no se proyectó en ataque, mientras que en la segunda mitad estuvo más expuesto en los ataques de Racing.

 

Leandro Marín: Otro encuentro flojo del ex Boca. Lo principal que se observa en sus errores es que la pelota lo obnubila y le hace perder la referencia de su marca. En la segunda parte tuvo un fallo grande al perder el balón y otro más en el retroceso, habilitando groseramente al delantero de Racing que luego definió ante Pellegrino. Ganó una vez en el área rival en la segunda parte, pero su anticipo salió por arriba del travesaño. Se lo observa aún falto de tiempo y confianza, sobre todo con el balón.

 

Jonathan Bottinelli: Volvió y fue lo menos flojo de una última línea que sufrió varias llegadas en contra. Algunos despejes y buenos cierres individuales contribuyeron a esa imagen rescatable, aunque quedó pagando en ciertos errores puntuales de sus compañeros o movimientos colectivos de la defensa que no fueron correctos. Un error puntual en la salida, luego de un quite, fue la mancha de su encuentro en particular.

 

Claudio Corvalán: Empezó bien en las proyecciones, aunque ejecutando centros que no llegaron nunca a buen destino. A medida que corrían los minutos, se apagó en ese aspecto. En cuanto a lo defensivo, el primer tiempo se lo vio más ordenado a pesar de que le costó alguna que otra salida, mientras que en el complemento Racing llegó por su lado en un par de ocasiones peligrosas. Debe recuperar su nivel.

 

Gonzalo Papa: A veces quedaba algo solo para recuperar y le costó hacerlo, ya que Racing lo hizo correr mucho detrás de la pelota. Le faltó cierta intensidad, teniendo en cuenta la que él le pone a su juego. Un par de pérdidas en mala posición terminaron de hacer madurar la decisión de Rondina de sacarlo en el entretiempo. Fue amonestado.

 

Renso Pérez: De menor a mayor. En la primera mitad no terminó de ser el complemento de Papa en la recuperación, corriendo demasiado atrás del balón o llegando tarde, ni un posible socio para Sanabria y los de arriba. En el segundo tiempo se lo vio más participativo con el ingreso de Brunetta, entrando más en el circuito de juego. Generó la primera ocasión de Arsenal en el juego con un remate desde lejos que pasó cerca del palo de Orión. Fue amonestado en la primera mitad.

 

Sergio Velázquez: Cumplió en una posición que no es la suya. No arrancó tan firme, pero se fue acomodando en base al sacrificio. Algún que otro centro bueno, sobre todo el sorpresivo córner que ejecutó en la primera parte, que casi se le mete a Orión (Rapallini lo salvó cobrando una falta inexistente). En la segunda mitad fue un poco más de lo mismo, siendo un muy buen pase entre líneas para Boghossian lo más destacado de su parte. Salió reemplazado.

 

Gabriel Sanabria: Por el planteo inicial del Viaducto se lo vio más abocado a correr atrás de la pelota que a jugar, con mucho sacrificio y despliegue, sobre todo en los primeros minutos, pero su función en el campo es otra. En el complemento apareció un poco más con la pelota, sin embargo no fue ese conector que Arsenal necesita entre volantes y el delantero centro. Un par de intentos desviados fueron lo más potable que se le vio. Le falta imprimirle un mayor ritmo a su juego para acelerar los ataques del equipo y así sorprender al rival.

 

Gonzalo Bazán: Pesó poco por su sector, con centros mal ejecutados y poca o nula búsqueda de asociaciones con Sanabria. Tuvo alguna dificultad inicial retrocediendo, después se acomodó. Salió reemplazado.

 

Joaquín Boghossian: No se cansa de pelear en el buen sentido, y le pone empeño siempre. En el primer tiempo se lo vio bastante aislado, sin posibilidad de asociarse ni de recibir ningún balón claro para transformarlo en chance. En el segundo tiempo pivoteó muy bien una jugada para Giménez y tuvo una que no pudo controlar y otra clara en la que no definió bien. Lo amonestaron en el final.

 

Franco Bellocq: Saltó a la cancha al inicio de la segunda parte se lo notó impreciso con la pelota en los pies e hizo algunas faltas evitables. Cuando el equipo empezó a dejar más espacios se comprometió con los relevos de buena manera.

 

Juan Brunetta: El mejor. Entró a jugar, con personalidad y sin temores pese a sus 18 años y el momento del equipo. Tuvo claridad para buscar al compañero mejor ubicado y con algunos pases de primera le dio un ritmo más alto a los ataques. Le costó en algún lapso desde lo físico, pero su ingreso impulsó a Arsenal a tener la imagen final que dejó en el encuentro. Desde el banco o de arranque, demostró que tiene que estar.

 

Martín Giménez: Su ingreso acomodó al equipo a jugar con dos puntas. Encontró un socio en Brunetta, con quien se buscaron un par de veces y generaron peligro. Boghossian le cedió una pelota de frente en la medialuna, pero su remate salió mordido. Una gran corrida suya fue el origen de la oportunidad más clara de Arsenal en el juego. Buena participación.

 

Sergio Rondina (DT): Un encuentro que deja dos caras. La de un equipo que fue superado en el primer tiempo y prácticamente la mitad del segundo, pasivo, llegando tarde a las jugadas y con pocas ideas durante los escasos momentos en los que tuvo el balón. La otra, que se parece a la que uno quiere ver más seguido, fueron unos veinte minutos con más chispa en ataque, y donde se le generaron al rival oportunidades de gol (aunque también con espacios en defensa que pudieron costarle otro gol en contra). Otra derrota se suma al lomo, y si bien terminó mejor, se encuentra con menos tiempo para inyectarle a este equipo una idea que se pueda ver por un lapso más extendido en los partidos. Tiene que empezar a tener más certezas sobre los futbolistas que integrarán su once o se perderá en un espiral de cambios. Hoy tuvo algunas respuestas interesantes desde el banco, como la de Giménez y sobre todo, Brunetta. Veremos si les sigue dando crédito.

 
Video Gol
 

 

Reserva | La única que tuvo Racing, dejó sin nada a Arsenal
 

El conjunto dirigido por "Cafú" Espínola perdió el invicto ante la Academia por la séptima fecha del torneo. Cayó por 1 a 0, en un partido que dominó de inicio a fin, y en el que el árbitro del juego fue contundente a favor del local.
 

Por Ignacio Méndez

El fútbol no se caracteriza por ser un deporte justo. En la tarde de lunes, entre Racing y Arsenal, se dio un encuentro que el celeste y rojo fue amo y señor del balón. Se hizo fuerte en cancha visitante, frente a un equipo que venía con la misma suma de puntos y en condición de invicto. Sin embargo, la injusticia se dio a falta de ocho minutos para el final, y por primera vez desde su asunción, Darío "Cafú" Espínola perdió un compromiso. Injusto, pero en este deporte gana el que logre embocar la pelota bajo los tres palos.

La primera mitad del partido contó con dos llegadas del Viaducto. Ambas, generadas por Sebastián Lomónaco, delantero que integra el plantel profesional de Sergio Rondina. En la primera, el balón se fue por arriba del larguero; la segunda, detenida por el guardameta contrario, Juan Musso. Del local, poco y nada, pues la defensa del Arse se mostró férrea, más allá de las bajas de último momento de Aquino y Celaya, quienes fueron sustituidos por Bruno Hereñú (debut del categoría 1999) y Mateo Carabajal respectivamente.

Para el complemento, "Cafú" debió realizar su primer cambio debido a una molestia en la rodilla de Nahuel Cáceres. Gonzalo Gómez lo reemplazó. Los primeros diez minutos fueron de Racing. Pero la línea defensiva de Arsenal seguía en un buen momento. Luego avisó Bautista Sánchez, lateral derecho, tras un córner de Zaldívar. A éste último, tras aquella jugada, le cometen un claro penal tomándolo por detrás el primer marcador central de la Academia; pero el partido siguió. A Lomónaco también lo derribaron yéndole de atrás, pero nada. El Viaducto no entró en desesperación aunque en todas las divididas terminaba ganando el local.
 

Cómo anduvieron los de primera:

- Franco Costa: regular. Estuvo bien contenido por los rivales y no logró entrar nunca al área y rematar como nos tiene acostumbrados.

- Federico Flores: gran tarea del mediocampista. Ya lo había demostrado en el pendiente ante Gimnasia. Hoy, no volvió a defraudar. Se encargó del marcaje en el centro de la cancha, y cuando tuvo que bajar a ayudar, no falló nunca.

- Matías Zaldívar: generó el juego que tuvo el equipo, asistiendo a Lomónaco, en las que el delantero tuvo. Le faltó rematar al arco.

- Sebastián Lomónaco: al igual que a Zaldívar, al delantero le faltó hacerse el espacio y tomarse el tiempo de disparar. Se encontró con una defensa que lo cerró muy bien.

Entrando al tercer cuarto del segundo período, pudo haber llegado la apertura del marcador con el ingresado Gonzalo Gómez, quien recibió de Lomónaco, pero el remate no fue potente y Musso controló sin problemas. Finalmente, a los treinta y siete, el polémico Franco Acita sanciona un tiro libre desde la banda derecha: el centro se ensucia dentro del área, el Arse no supo rechazar, y Ángel García la empujó contra la red. Sí, la primera chance generada por un pobre Racing concluyó en gol. Minutos después, Brian Mansilla, delantero del Albiceleste, revoleó una dura patada sobre Antilef. Apenas la tarjeta amarilla estuvo bien para el juez del encuentro.

 

Final amargo para un buen partido que se jugó. Arsenal no pudo seguir con el invicto en el torneo. Sin embargo, aún cuenta con chances de subirse al podio, ya que tiene dos encuentros pendientes. El próximo rival será River, con día y horario a confirmar.
 

SÍNTESIS:

RACING CLUB: Musso; Marcial, Gómez, Villalba, García; K. Gutiérrez, Kranevitter; Zaracho, Hauche, Cuadra; y Mansilla.

Suplentes: L. Gutiérrez, Schlegel, Díaz, Alfonzo, Araujo, Figueroa y Vietto.

DT: Juan Ramón Fleita.
 

ARSENAL: Hereñú; B. Sánchez, Carabajal, Cataldi, E. Sánchez; Zaldívar, Flores, Antilef, Costa; Cáceres y Lomónaco.

Suplentes: Ratalin, Ibaceta, Coyette, Gómez, Picco, Salazar y Palermo.

DT: Darío Espínola.

Goles:

ST: 37' Ángel García (RAC).

Cambios:

ST: 0' Gómez por Cáceres (ARS); 15' Figueroa por Hauche (RAC); 31' ST Vietto por Cuadra (RAC); 42' Salazar por E. Sánchez (ARS); y 46' Alfonzo por Zaracho (RAC).

Árbitro: Franco Acita.

Cancha: Auxiliar del Predio "Tita" Mattiussi.

 

¿Conectamos?

 

 

 

Copyright © 2013 Arsenal de Sarandi Web - Todos los derechos reservados