Buenos Aires,

 

 

30/04/2017

Boca    Arsenal

¡Dense cuenta!
Arsenal se arrastró por la Bombonera y dio una penosa imagen que le costó un duro 0-3 en su visita a Boca, que expuso su jerarquía a su vez que las limitaciones de un timorato Viaducto. Benedetto, en dos ocasiones, y el debutante Maroni le pusieron firma a una goleada que afirma al Arse en zona de descenso.
 

Foto: Twitter Boca Jrs – (@BocaJrsOficial)

 

Otra derrota, la decimoquinta en el torneo para un Arsenal que volvió a jugar un encuentro que lo emparenta más con la B Nacional que con la Primera. Es que hoy el líder, que desde ya tiene más jerarquía, no solamente expuso eso por méritos propios sino que no encontró ni un gramo de resistencia por parte de un equipo que pareció no entrar en razón del contexto en el que estaba. Es más, pareció no saber, no darse cuenta que dejaba otra chance de zafar del descenso en el camino.

Y concretamente esa chance estuvo al minuto, cuando Sánchez Sotelo capturó un bochazo y, ante una salida apurada del arquero Rossi, quiso hacer el tanto desde lejos pero le erró al arco. La ocasión estuvo muy temprano, así de rápido como la desventaja posterior ya que Boca no perdonó en su primera. Tras una buena jugada colectiva, Pavón tiró pase atrás para Benedetto, que ante la pasividad defensiva y un Curado que se derrumbó antes de llegar a marcarlo puso el 1-0. Marcaciones hombre a hombre que fueron inefectivas y dejaron espacios para atacar a un local que mostró sus armas nuevamente a los veinticinco minutos. Otra vez a Arsenal lo desnudaron con un simple pase entre líneas, esta vez para un Pavón que volvió a habilitar a Benedetto para que el ‘9’ estampe el segundo. Si, encima eso, perder con tantos de uno salido de esa camada llena de gloria que parece haber pasado hace cien años.

Boca siguió exponiendo a Arsenal durante la primera etapa, porque siempre pareció estar un segundo antes, tanto a la hora de jugar como de recuperar el balón. La presión alta, el despliegue y una impericia grande de los hombres del Viaducto para manejar el balón fueron las tres grandes razones por las que el elenco de La Ribera superó en todas las líneas a una pobrísima versión de los de Sarandí. Lo único que pudo elaborar el Viaducto sin quedarse trunco fue un remate de Renso Pérez fácilmente contenido por Rossi.

Para el inicio del segundo tiempo llegaron los cambios de Grondona, que intentó generar una reacción que no llegó con los ingresos de Fragapane y Milo, algo más activos que Sotelo y Brunetta pero lejos de ser una solución. En Boca la aceleración de Pavón por un lado, imparable para Corvalán, y los kilómetros de campo a la espalda de Marín -algo repetido ya desde hace mucho tiempo- fueron un problema sin solución para el Arse. Y el líder del torneo, cuando decidió acelerar, liquidó. A los quince llegó un centro desde la izquierda cortado por Curado, pero cuyo rebote fue capturado por el chico Maroni, más despierto que Pérez, para meter un remate que fulminó a Santillo.

Luego de ese tanto quedó solamente esperar el final de un encuentro que ya había muerto, que tuvo muchos minutos de sobra. Boca reguló su intensidad, aunque aun así pudo haber marcado algún gol más, mientras que Arsenal fue como pudo a intentar buscar un descuento que nunca llegó, a pesar de que Curado conectó a la red un tiro libre de Wilchez y su gol fue anulado de manera errónea por el juez de línea (Del Yesso). Ni siquiera alguna concesión en el fondo del local permitó al Viaducto elaborar alguna jugada de riesgo para evitar un 0-3 tan rotundo como justo.

No hay mucho más para agregar. La actuación del equipo fue pobrísima, más allá de un plan de partido que –al igual que ante Independiente- se cayó a pedazos en pocos minutos, los jugadores hoy parecieron abrumados por el contexto, con las piernas duras, pero sobre todo no pareciendo entender que tenían la oportunidad de al menos llevarse algo de la Bombonera y no lucharon ni siquiera por vender cara la derrota. Preocupa mucho esta actuación, porque este equipo había mejorado y volvió a caer, pero sobre todo porque se vienen Olimpo y Temperley, dos rivales ante los que la cara del conjunto debe cambiar rotundamente si hay pretensiones de quedarse en Primera. A luz de hoy, mejorar es tan necesario como improbable. Dense cuenta que si no se cambia nos vamos a la B, muchachos, que no se les haga tarde.

 


Síntesis:

Boca: Rossi; Peruzzi, Vergini, Insaurralde, Fabra; Barrios, Gago, Bentancur; Maroni; Pavón y Benedetto.

Suplentes:
Werner, Tobio, Silva, Jara, Zuqui, Solís/Benítez, Bou.

DT:
Guillermo Barros Schelotto


Arsenal: Santillo; Marín, Curado, Bottinelli, Corvalán; Velázquez, Pérez; Rolón, Wilchez, Brunetta; Sánchez Sotelo.

Suplentes: Pellegrino, Bellocq, Papa, Milo, Imbert, Fragapane, Rodríguez.

DT: Humberto Grondona


Goles: 4’ y 25’ Benedetto (BOC), 61’ Maroni (BOC).

Amonestados:
11’ R. Pérez (ARS), 49’ Peruzzi (BOC), 56’ Wilchez (ARS), 80’ Barrios (BOC) y 92’ Velázquez (ARS).

Cambios:
Al inicio del ST Fragapane X Sánchez Sotelo y Milo X Brunetta (ARS), 57’ J. Rodríguez X Rolón (ARS), 70’ Benítez X Maroni (BOC), 78’ Bou X Benedetto (BOC) y 88’ Jara X Gago (BOC).

Estadio:
Alberto J. Armando
Árbitro: Darío Herrera

Por Juan Sáber (@juancesaber)

 
 
Uno por Uno
 

1 - Pablo Santillo: Sin responsabilidad en los goles. En el primer tiempo debió resolver un comprometedor pase de Bottinelli que casi es interceptado por Pavón. Tuvo intervenciones importantes en algunos tiros de media distancia.


 

13 - Leandro Marín: Su falta de oficio para marcar ya es moneda corriente, pero lo que más condena al resto el equipo son los huecos que deja al abandonar su posición, ya sea por desatención como por salir a realizar un marcaje sobre un rival demasiado lejos. 


 

2 - Marcos Curado: De los más flojos. Nula respuesta en el primer gol de Benedetto. Pese a que el delantero viene en velocidad con pelota dominada, el defensor se cae y ni siquiera llega desplazarse para intentar taparlo. Además, dejó espacios muy peligrosos por salir muy lejos a marcar y encima sin éxito. En el segundo tiempo le anularon un gol por un offside que nunca existió.


 

6 - Jonathan Botinelli: Rechazó pobremente un centro que terminó en la volea de Maroni para estampar el 3-0 de Boca. En el resto del partido, alternó buenas y malas. No incurre tanto en el hecho de abandonar su posición, pero sufre el uno contra uno en un equipo que lo deja con frecuencia en esa situación.


 

3 - Claudio Corvalán: Boca atacó mucho más por su costado con Barrios y Pavón, pero individualmente respondió mejor que Marín en su lateral. Floja marca ante un Barrios que le ganó la posición por adentro y se la cedió a Benedetto en el segundo gol Xeneize.


 

8 - Renso Pérez: Pese a sus limitaciones y las del resto del equipo, fue el más voluntarioso. Siempre tuvo movilidad para ser opción de pase en el mediocampo y hasta se animó en algunas oportunidades para llegar a posición de remate. En el gol de Maroni, reaccionó tarde al flojo rechazo de Bottinelli y por eso no pudo siquiera molestar al juvenil de Boca.


 

4 - Sergio Velázquez: Mucha entrega pero no pudo imponerse regularmente en ningún sector del mediocampo. Tuvo su cuota de pierna fuerte en el arranque y varias imprecisiones cuando se mandó al ataque.


 

17 - Leonardo Rolón: Muy poco participativo. Cuando la tuvo en tres cuartos de cancha, chocó demasiado en su intento por prosperar en alguna jugada individual. Fue reemplazado por Julio Rodríguez en la etapa complementaria.


 

23 - Lucas Wilchez: No pudo ser referencia en ofensiva ante un rival que lo contuvo muy bien aprovechando el poco acompañamiento que le dieron sus compañeros. Cuando aceleró y buscó algo de intensidad, no hubo sincronización con el resto del equipo.


 

30 - Juan Brunetta: Mediocre actuación del juvenil. Estuvo tibio con la pelota en los pies y por momentos buscó más que le cometieran falta que en hacer prosperar una jugada. No se encontró con Wilchez y entró en el desorden generalizado del resto. Salió en el arranque del complemento por Federico Milo.


 

9  - Juan Sánchez Sotelo: Tuvo una situación en el inicio del encuentro que terminó definiendo al costado de la red en una posición complicada para concretar. Después, se perdió entre los centrales xeneizes y quedó en offside una y otra vez. Fue reemplazado por Franco Fragapane en el segundo tiempo.


 

11 - Franco Fragapane: Entró con la velocidad y explosión que lo caracteriza pero no pudo torcer la historia. Volvió a tener un mano a mano, esta vez en el borde del área chica, pero fue atorado por Rossi.


 

25 - Federico Milo: Le dio a Arsenal una opción bien abierta por la izquierda para sacar centros. De sus pies salió uno rastrero que terminó en la chance desperdiciada por Fragapane. Igual, no incidió demasiado.


 

14 - Julio Rodríguez: Algo más de presencia y una referencia para el pelotazo por su contextura, pero poco y nada del delantero.


 

DT - Humberto Grondona: Se vio a un Arsenal preocupado por las marcas personales asignadas y por presionar en la salida. Sin embargo, fecha a fecha demuestra lo vulnerable que es cuando lo atacan. Se trató de un encuentro que en los papeles estaba dentro de los "perdibles" pero que igualmente terminó evidenciando la poca oposición que presentó el equipo. El DT hizo los cambios lógicos por cómo se dio el encuentro, aunque siempre queda el interrogante: ¿realmente pone lo mejor en la cancha y en el banco de suplentes? 


 

Por Martín Vassena - @MartinVassena

 
Video Goles
 

 

 
Reserva | Rescató un punto
 
Esta mañana, el equipo de Darío Espínola se midió con su par de Boca Juniors. En un partido muy disputado, el Viaducto empató sin goles en Casa Amarilla. Volvieron a jugar Zaldívar y el "Gaucho" Schmidt.
 

Foto: @BocaJrsOficial


Arsenal demostró que es un equipo duro de roer. El envión anímico tras el triunfo ante San Lorenzo fue muy importante para llegar a La Boca con todas las pilas puestas.


El encuentro con el Xeneize fue muy peleado. Paridad de ambos lados para llegar al arco contrario. Hubo que esperar veinte minutos para que haya una chance concreta de gol, y fue para el Arse, con un disparo cruzado de Lomónaco. A partir de allí, llegó el local con Molina. A diez del final de la primera parte, Werner -arquero de Boca- atrapó la pelota fuera del área y en el tiro libre no pudo Matías Zaldívar, uno de los que reapareció en la jornada de hoy.


Ya en la segunda mitad, una ráfaga de tres minutos, el Viaducto tuvo cuatro oportunidades certeras: dos de Sanabria, una de Lomónaco y la última de Sánchez. En tres de las cuatro, respondió el guardameta de Boca, siendo éste vital para mantener en cero el tanteador. Luego se fue apagando de a poco el partido. Pero a los 36 y a los 47 (a un minuto del final), apareció en escena Mauricio Aquino para salvar al celeste y rojo. El 1 viene teniendo grandes actuaciones, y hoy no fue la excepción. Le tapó bien abajo el remate a Luna Diale el cabezazo a Almendra cuando el cotejo estaba llegando a su fin. Fue 0-0.

 

SÍNTESIS:

BOCA: Werner; Molina, Magallán, Heredia, Vaca; Almendra, Chicco, Cañete, Lamardo; Luna Diale y Torres. DT - Rolando Schiavi.

Suplentes: Pesallaccia; Ramos Mingo; Coronel; Capaldo; Fernández; Roskopf; Brochero.

ARSENAL: Aquino; Celaya, Berra, Sánchez, Cataldi; Giménez, Flores, Zaldívar, Leiva; Sanabria y Lomónaco. DT - Darío Espínola.

Suplentes: Rivero, Troxler, Picco, Coyette, Schmidt, Coman y Galeano.

GOLES: No hubo.

CAMBIOS: 28' ST Fernández por Cañete (BOC); 39' ST Schmidt por Sanabria (ARS), Troxler por Leiva (ARS) y Roskopf por Lamardo (BOC).

AMONESTADOS: 36' PT Sánchez (ARS); 32' ST Magallán (BOC).

ÁRBITRO: Martín Morbidoni.

CANCHA: Auxiliar del Complejo Pedro Pompilio.

 

¿Conectamos?

 

 

 

Copyright © 2013 Arsenal de Sarandi Web - Todos los derechos reservados