Buenos Aires,

 

 

23/04/2017

Arsenal 0  Independiente 2

Prolijamente inofensivo
Lejos de aprovechar el envión anímico del triunfo ante Huracán la semana pasada, Arsenal volvió a la derrota ante Independiente en Sarandí por la fecha 21. Se mostró prolijo en la tenencia y en las transiciones, pero genera poco daño real en el arco contrario. Además, como en otras ocasiones, fue vencido por un rival que no lo superó ampliamente pero que supo golpear de entrada y manejar la ventaja. Los goles los hicieron Figal y Rigoni, ambos en el primer tiempo.
 

Que a Arsenal le cuesta el doble todo, no es una novedad. Ni siquiera pudo aprovechar el envión anímico del triunfo sobre Huracán. Bastó una semana para que el equipo volviera a la senda de la que tanto le cuesta salir: la de la derrota.


Y fue ante un Independiente que, si bien es un rival con el que se puede perder, no lo superó tan ampliamente como para liquidar la historia en poco más de media hora como terminó sucediendo.


El partido arrancó parejo, sin un claro dominador, con buenas intenciones e intensidad del conjunto de Humberto Grondona que salió enérgico y con buen panorama para la creación. Algunas desatenciones, sin embargo, posibilitaron un tiro en el palo de Nery Domínguez y un mano a mano que Benítez desperdició definiendo afuera. Es decir, no hubo hegemonía del Rojo desde el juego pero tuvo las situaciones más claras.


En una ráfaga, los de Avellaneda inclinaron la balanza a su favor. Un córner terminó con un cabezazo en el palo y su rebote lo tomó Figal para poner el 1-0 a los 28 minutos. Un rato más tarde, a los 35, una buena jugada colectiva terminó con un desborde de Sánchez Miño y un anticipo de Rigoni que se coló dentro del arco tras una flojísima respuesta de Santillo.


Así, sólo un instante le tomó al Rojo encaminar su victoria. Porque después de eso, se dedicó a manejar el duelo a voluntad, más allá de un zurdazo de Brunetta que pasó muy cerca del palo derecho de Campaña.


Para el complemento, el local fue a buscar el descuento y casi lo consigue en una maniobra de Fragapane en la que robó una pelota en la salida de Independiente y, mano a mano, no se animó a patear. Después, con Sotelo y Boghossian en cancha, el equipo comenzó a quedar más desbalanceado y el Rojo pudo aumentar la diferencia varias veces. En ataque, tuvo la pelota y pobló las cercanías del arco de Campaña pero nunca tuvo profundidad para provocar peligro.


Una nueva fecha en la que Arsenal deja pasar la oportunidad que le dio un Quilmes que volvió a perder y otra vez deberá estar atento a lo que suceda con Olimpo, que de ganar lo superará en los promedios. Se trata de un sinuoso camino el de la pelea por no descender, con más depresiones que pendientes.

 

Por Martín Vassena - @MartinVassena

SINTESIS:

Arsenal: Pablo Santillo; Leandro Marín, Marcos Curado, Franco Bellocq, Claudio Corvalán; Sergio Velázquez, Renso Pérez, Lucas Wilchez, Federico Milo; Juan Brunetta; Julio Rodríguez. DT: Humberto Grondona.

Suplentes: Fernando Pellegrino, Luciano Vella, Leonardo Rolón, Juan Sánchez Sotelo, Franco Fragapane, Joaquín Boghossian, Gonzalo Papa.

Independiente: Martín Campaña, Jorge Figal, Fabricio Bustos, Juan Sánchez Miño, Nicolás Tagliafico; Emiliano Rigoni, Ezequiel Barco, Diego Rodríguez, Martín Benítez; Nery Domínguez, Emanuel Gigliotti. DT: Ariel Holan.

Suplentes: Gonzalo Rehak, Damián Martínez, Lucas Albertengo, Gastón Togni, Alan Franco, Domingo Blanco, Maximiliano Meza.

Goles: 28'PT Figal (IND), 35'PT Rigoni (IND).

Cambios: 1'ST Fragapane x Velázquez (ARS), 9'ST Sotelo x Milo (ARS), 17'ST Meza x Rodríguez (IND), 18'ST Boghossian x Rodríguez (ARS), 28'ST Togni x Barco (IND), 39'ST Blanco x Benítez (IND) 

Amonestados: No hubo.

Estadio: Julio Humberto Grondona.

Arbitro: Patricio Loustau.

 
Uno por Uno
 

Pablo Santillo: No fue su mejor noche. Ante un rival que atacó mucho, él no tuvo tantas intervenciones por impericia de los atacantes del Rojo, pero su participación no dio la seguridad que él puede dar. En el primer gol sacó una gran pelota y error es de los defensores al no estar pendientes del rebote, pero en el segundo gol tiene responsabilidad porque se le escapa un balón controlable. Como positivo, estuvo bien controlando remates lejanos del rival.


 

Leandro Marín: Otro partido flojo del lateral. En el primer tiempo las jugadas más peligrosas de Independiente, inclusive el segundo gol, llegaron por su banda. Le costó el mano a mano, pero su mayor defecto (ya recurrente) es el espacio que deja a sus espaldas. En la segunda etapa se preocupó más por marcar al hombre que tenía por su lado, pero al seguirlo todo el tiempo volvió a dejar huecos que colaboraron con el descalabro defensivo del conjunto. En ataque aportó muy poco.


 

Marcos Curado: Le costó nuevamente al central en su vuelta. Tuvo un duro duelo con Gigliotti, y a pesar de haberlo contenido bien, tuvo algunos errores de posicionamiento que dejaron espacios a los rivales. En el uno contra uno contra los extremos de Independiente lo superaron en varias ocasiones. Es necesario que levante su nivel.


 

Franco Bellocq: Ante Huracan había cumplido, pero hoy volvió a costarle mucho ser central. Intentó corregir fallos y cerrar a los atacantes de Independiente que llegaron por todos lados, pero fue sobrepasado y, como a Curado, a veces lo condicionaron algunos errores de posicionamiento. Con la pelota tuvo dos errores en la salida desde el fondo (en uno se redimió) que dejaron mal parada a la defensa.


 

Claudio Corvalán: Intentó ser férreo en la marca, y a pesar de que Rigoni le causó problemas por su costado, tuvo un par de buenos quites y cierres. Sin embargo, la movilidad de los atacantes rivales lo sobrepasó e hizo que a veces dejara su callejón descubierto. En ataque buscó aportar con alguna subida, sobre todo en el segundo tiempo, pero no tuvo una participación muy productiva.


 

Renso Pérez: Otro afectado por la

buena noche rival y la mala noche del equipo. Su tarea en la recuperación y el despliegue fue satisfactoria, no tanto así con la pelota. Debió realizar labores de persecución que dejaron al conjunto algo abierto por el medio, e Independiente lo aprovechó en algún ataque, sobre todo en la segunda parte.


 

Lucas Wilchez: No fue su noche más inspirada, pero es el que uno siempre termina destacando por intentar cargarse el equipo al hombro. Con el correr de los minutos le fueron quedando cada vez menos opciones de pase y muchas veces debió trasladar en demasía. Peleó pelotas, intentó conducir los ataques, pero no  logró generar peligro desde sus pies. En los minutos finales se dedicó a ayudar un poco a Pérez en la recuperación.


 

Sergio Velázquez: Le costó la posición en la fase ofensiva, porque no terminó de ser opción potable por derecha. En las situaciones que pudo llegar al fondo tiró muy pocos buenos centros. En el retroceso, aportó la entrega de siempre y por momentos ayudo a Marín. Fue reemplazado en el entretiempo.


 

Juan Brunetta: Tuvo un encuentro algo impreciso. Pidió la pelota e intentó juntarse con Wilchez, pero no estuvo lo lucido que sabe, algo que quedó marcado en un par de malas decisiones al manejar contragolpes en el primer tiempo. Aun así tuvo la más clara, con un zurdazo que salió apenas afuera. En el segundo tiempo, más estancado en la izquierda, buscó generar pero le faltaron opciones de pase claras. Terminó fulminado físicamente.


 

Federico Milo: En la primera parte fue opción por su banda pero no lo buscaron tanto para desbordar. En su mejor acción, llegó bien por su lado para sacar un tiro que le tapó campaña. En el segundo tiempo le costó más y eso repercutió en la profundidad de los ataques del equipo, además de que se lo notó nervioso. Fue reemplazado.


 

Julio Rodríguez: Tiene entrega, pero no el peso ofensivo que se necesita de un delantero. Tuvo un partido aceptable pivoteando e incluso retrocedió para recuperar pelotas, pero como delantero volvió a no mostrar peligrosidad en las pocas pelotas que le quedaron para, al menos, intentar un disparo. Fue reemplazado.


 

Franco Fragapane: Ingresó en el entretiempo para darle más vuelo al equipo por el costado derecho, pero no tuvo una noche resolutiva y fue contenido las veces que quiso encarar por ahí. Más tarde se cambió a la izquierda, sin embargo no pudo pesar casi nunca.


 

Juan Sánchez Sotelo: Su ingreso tuvo la intención de que Arsenal logre complicar algo más en ataque, pero el delantero no logró hacer demasiado. Un par de diagonales y centros, poco más. En la única que tuvo de cara al arco un mal control le impidió poder rematar.


 

Joaquín Boghossian: Poco del uruguayo, que ingresó para dar más presencia en el área pero solamente pudo bajar alguna que otra pelota y pivotear para un compañero. No tuvo chances.


 

Humberto Grondona (DT): Como luego lo reconoció en rueda de prensa, es evidente que el plan no salió. El rival superó al equipo por méritos propios, porque tiene mayor jerarquía (sobre todo en ataque), pero hoy Arsenal colaboró para que esa superioridad se notara durante los noventa minutos. En defensa el conjunto volvió a ser endeble como en anteriores derrotas, hoy aún más descoordinado y concediéndole espacios a un Independiente que pudo haber sacado una mayor diferencia. En ataque, el elenco no tuvo una noche acertada al decidir en los avances que intentó elaborar con el partido 0-0 y luego, en desventaja, la cosa fue más difícil y Arsenal volvió a caer en el juego directo, a la desesperada y mal. Fuerte llamado de atención para un conjunto que venía mejorando, pero hoy volvió un par de pasos atrás en el juego. Se viene una seguidilla muy importante, para la que será imperiosa una mejoría. Hay que quedarse en Primera.


 

Por Juan Sáber - @juancesaber

 
Video Goles
 

 

 
 

 

 

¿Conectamos?

 

 

 

Copyright © 2013 Arsenal de Sarandi Web - Todos los derechos reservados