Buenos Aires,

 

 

15/09/2018

 Arsenal 1  Instituto Cba. 2

Un Viaducto de desilusiones
Arsenal cayó de local ante Instituto por 2-1 y prolongó la espera del primer triunfo en el campeonato. Marcaron Vegetti en dos oportunidades, una de penal, y había empatado transitoriamente Antilef.
 

Una noche en la que hubo de todo. Lluvia, un penal ingenuo, una derrota sobre el final del partido, un lesionado y el juego del equipo en una de sus peores versiones. La defensa fue vulnerable casi totalmente. Quizás los únicos rescatables sean Pereyra y el pobre Zamponi que sufrió una posible distensión y se someterá a estudios médicos.


El Arse arrancó bien el partido frente a Instituto, al igual que en sus dos primeras fechas en la B Nacional. Situaciones de García y chispazos de Lomónaco, con piruetas incluidas, hacían ilusionarse con que veríamos una victoria. Pero se repitió el bache que viene mostrando Arsenal en sus encuentros. Esta vez el pozo futbolístico en el que cayó el equipo fue notorio cuando el conjunto cordobés le sacó la pelota y a base de agilidad, dinamismo y cambios de frente demostraba ser un poco más que el local.


El lado derecho del equipo tuvo un partido de esos que no se pueden repetir. Siempre fueron desbordados en el primer tiempo cuando el rival proponía el dos, y hasta a veces tres, contra uno. En el segundo tiempo tanto la jugada del penal como el centro-asistencia que convirtió Vegetti, vinieron por ese sector.


Se vieron expresiones de no poder creer que se estaba perdiendo con un rival que no demostró ser superior. Fue un día difícil para jugadores, cuerpo técnico e hinchas, quienes soportaron la lluvia en el estadio para retirarse con cierta frustración por el resultado.


En el olvido quedará el gol de Alejo Antilef a los 40 del ST, el cual hizo acordar a muchos al fútbol sala. También el sacrificio de Mateo Carabajal, que solo en el medio no puede hacer todo.


El equipo ahora irá a enfrentar a Temperley y lo deberá hacer con esa engundia que demostró tras ir 0-1 en el marcador. No serviría de nada hoy apuntar a nombres sino decir que al Arse le viene bien un cachetazo ahora para que pueda crecer y mostrar la idea de Rondina plasmada en el campo de juego.


Formaciones:

Arsenal: Gagliardo; Pereyra, Zamponi, Torrent, Papa; Carabajal, R.López, Soraire, Álvarez Suárez; Lomónaco y García.

Cambios: Leguizamón Espínola por Zamponi 15' PT; Balmaceda por Soraire 1' ST; Antilef por Ramiro López 33' ST.

Amonestaciones:
Pereyra 20' ST, García 26' ST.

DT: Sergio Rondina

Instituto de Cba: Chiarini; Aguirre, Victor López, Canever; Navarro, Antonio, Endrizzi, Mendoza; Afranchino, Braida y Vegetti.

Cambios: Aguero por V. López 25' ST; Klimowich por Antonio 34' ST; Guzmán por Mendoza 45'+1' ST.

Amonestaciones: Mendoza 37' PT, Vegetti 6' ST, Braida 42' ST.

DT: Dario Franco.

Goles: Vegetti (P) 37' ST (INS); Antilef 40' ST (ARS); Vegetti 44' ST (INS)..

Estadio: Julio Humberto Grondona

Arbitro: Bruno Bocca.

David Pintos.

 
Uno por Uno
 

Maximiliano Gagliardo: El partido más flojo desde que llegó al club. Salvó dos veces su valla de situaciones rivales (una en cada tiempo), pero cometió un grosero blooper a la media hora del complemento que pudo terminar peor y no cubrió bien su palo en el segundo gol de Instituto.

 

Fernando Torrent: El punto más débil del equipo en el encuentro. Sus proyecciones no generaron mucho riesgo, ausente a la hora de la marca y cometió el penal infantil que derivó en el primer gol de Instituto por llevarse puesto a un rival en una jugada totalmente innecesaria.

 

Facundo Pereyra: El mejor de los defensores. No anticipaba casi nunca los centros rivales, pero lo compensaba mostrándose firme cuando un jugador lo encaraba y sus quites fueron de los más firmes.
 

Rubén Zamponi: Lamentablemente duró 15 minutos en cancha debido a un golpe recibido en su propia área. No incidió mucho en el juego.

 

Emiliano Papa: Queriendo ser polifuncional, descuidaba mucho el sector donde debía estar y corrió la suerte de que atacaran más por el lado opuesto sumado a que los pases largos terminaron siendo imprecisos en la mayoría de los casos. Muy irregular.

 

Mateo Carabajal: Incidió en el juego pero no en la marca. Dejó mucho espacio para que los atacantes de Instituto avanzaran, pero siempre el inicio de las jugadas riesgosas de Arsenal se originó en sus pies.
 

Jesús Soraire: Jugó sólo el primer tiempo. Totalmente inerte a la hora de atacar. Lo más destacado de su actuación fue cubrir las espaldas de Torrent cuando éste se proyectaba. No cumplió con las expectativas que se tenían por su rendimiento en los dos partidos anteriores.

 

Ramiro López: El mejor del equipo y la esperanza latente de la victoria en cada minuto. Fue el enlace directo con los delanteros. Con un caño a Navarro, pases precisos a los puntas y remates peligrosos fue el jugador más completo de la noche.
 

Gastón Álvarez Suárez: En comparación a su rendimiento en las dos primeras fechas, se vio una mejora notoria. Más participativo y peligroso que antes, fue uno de los puntos altos del equipo, pero no fue suficiente para que Arsenal sea el ganador.
 

Sebastián Lomónaco: De irregular primer tiempo. Tomaba las decisiones a destiempo aunque su calidad individual sigue siendo vital para Rondina. La más clara que tuvo provino de un pase de López y su derechazo fue desviado por la mano del arquero Chiarini.

 

Juan Manuel García: Fue más activo en el desarrollo del juego que en la culminación del mismo. Fue perseverante pero no eficiente. En el complemento se destacó por barrer con fuerza a Víctor López por querer robar la pelota y terminó ganándose la amarilla.
 

Aníbal Leguizamón Espínola: Jugó casi todo el partido por la lesión de Zamponi. Aceptable primer tiempo. En el complemento se soltó más por la reducción de presión de Instituto en la mitad de la cancha, pero su performance se estropeó al fallar el rechazo de la pelota en su área y, por ése error, Vegetti convirtió el gol de la victoria.
 

Sebastián Balmaceda: Estuvo en todo el segundo tiempo reemplazando a Soraire. A pesar de que su función haya sido totalmente distinta, fue una de las más grandes debilidades del equipo. Inactivo a la hora de avanzar y perdió innecesariamente la pelota en la mitad de la cancha dando origen al segundo gol de Instituto.

 

Alejo Antilef: Sin dudas, el mejor ingreso del banco de suplentes. Reemplazó a López. Su frescura fue esencial para que el rendimiento del equipo mejore y convirtió el gol del empate transitorio luego de varios enganches hacia los defensores.

 

Sergio Rondina: Las tres variantes que hizo fueron todas con un contexto diferente. La de Leguizamón Espínola fue forzada, la de Balmaceda fue táctica y la de Antilef fue más por un cambio de ritmo en cuanto a lo físico. En cuanto al planteo, no supo cómo rearmar el equipo cuando el equipo estaba en desventaja y la pelota la tenía el rival, aunque en términos generales no fue inferior ni superior al adversario.

 
Video
 

 

 
 

¿Conectamos?

 

 

 

Copyright © 2013 Arsenal de Sarandi Web - Todos los derechos reservados