Buenos Aires,

 

 

23/02/2018

OLIMPO 2  ARSENAL 1

Cava su propia tumba
Arsenal se hunde sólo cada vez más. Por la 17° fecha de la Superliga, perdió 2-1 ante Olimpo en Bahía Blanca en un encuentro vital por la permanencia. Con muy poco, el conjunto bahiense se puso en ventaja a través de Troyanski y Vila, descontó Lomónaco pero no al Viaducto no le alcanzó para empatar un encuentro en el que otra vez volvió a dejar una mala imagen. Así, el descenso acecha cada vez más.
 

La frase "un partido de seis puntos" quizás no sea la que mejor ilustre el encuentro que Arsenal perdió hoy. A estas alturas, todas las fechas el equipo se juega mucho más que eso. Ya no hay margen de error pero el Viaducto se ocupa de continuar achicándolo hasta que no quede nada y la B Nacional sea una realidad.


Después de la buena imagen mostrada ante Unión y Huracán, el conjunto dirigido por Rondina volvió a evidenciar que avanza dos pasos y retrocede varios más. Ante un rival de muchísimo menos nivel que los que venía enfrentando, bajó estrepitosamente su rendimiento al punto de transformar un partido que bien pudo ser accesible en un encuentro parejo donde incluso los bahienses hicieron méritos, con casi nada, de llevarse los tres puntos. De haber jugado como el fin de semana pasado, estaba claro que el Arse podría haber ganado el partido, pero volvió a haber errores que marcan una campaña de descenso como la que vive actualmente.


Uno de ellos puede haber estado en el planteo, con cinco defensores, algo que no sirvió para evitar las fallas habituales y groseras que, de hecho, permitieron los dos goles de Olimpo. Tal fue la lección que dejó que Rondina terminó prescindiendo de ella cuando el marcador ya estaba dos goles abajo. Arsenal se autoboicoteó y el equipo bahiense sólo debió apelar a su prolijidad (y a veces ni siquiera eso tuvo) para golpear y aguantar (y casi no lo logra).

La primera mitad evidenció un partido chato y mal jugado, con imprecisiones de ambos lados que hacían prever que el más mínimo error posibilitaría algún festejo. De Olimpo, muy poco. Se aproximó con envíos aéreos y si logró generar peligro fue por las dudas y mal posicionamiento de una defensa de Arsenal que pese a sus cinco hombres nunca dio seguridad. El elenco visitante solo exigió al arquero bahiense con un zurdazo de Purita que lo obligó a volar para evitar la caída de su valla. Los de Rondina hicieron circular la pelota con movilidad pero pecaron de no patear al arco. Cuando se morían esos primeros 45 minutos, la única situación clara y concreta del Aurinegro terminó en gol: Vidal habilitó a Troyanski, que entró solo a espaldas de Purita y definió por entre las piernas de Santillo para poner el 1-0 y darle un golpe contundente al Viaducto.

En el complemento, Olimpo volvió a golpear en un momento clave: al minuto de juego, Monteseirín dejó maniobrar a Troyanski en el área y éste se la cedió a Vila que con una volea precisa puso el 2-0. Al instante siguiente, Santillo le tapó un cabezazo a quemarropa a Lentini. Inmediatamente, Rondina sacó a Cardozo para meter a Alanis, que le dio aires renovados a un Arse que a partir de allí fue con todo e igualó a los 11 minutos gracias a Lomónaco, que entró libre por la derecha y le rompió el arco a Anchoverri. Al minuto, otra jugada clave: tras un centro le quedó una pelota a Wilchez que definió al palo y se perdió la chance del empate.

Después, el partido se enfrió, entro en una meseta de pelotazos, choques, faltas e imprecisiones donde claramente el Viaducto se vio perjudicado por el correr de los minutos. Recién volvió a avisar sobre el final con un cabezazo de Chávez que se fue por arriba pero la suerte estaba echada. El Aurinegro manejó bien los tiempos y sólo debió esperar al final decretado por Trucco para festejar el triunfo que volvió a dejar sin nada a un Arsenal que ya agoniza y al que el descenso le empieza a soplar la nuca.


La esperanza es lo último que se pierde. La celeste y roja supo de milagros en estos años gloriosos en Primera, pero ahora, cuando depende de uno para seguir en la elite, parece cada vez más improbable. Mucho más si no consigue salir del sendero por el que va y que lo lleva, despacio y sin pausa, derecho al abismo.


Por Martín Vassena - @MartinVassena

 

SÍNTESIS

Olimpo: Sebastián Anchoverri; Renzo Ramírez, Sergio Ojeda, Matías Cahais, Nicolás Pantaleone; Ezequiel Vidal, Franco Bellocq, Lucas Villarruel, Franco Troyansky; Luis Vila y Ramón Lentini.

Suplentes: Guido Villar, Cristian Villanueva, Lautaro Belleggia, Said Llambay, Daniel Ibáñez, Gonzalo Porras, David Depetris.

DT: Cristian Bassedas

Arsenal: Pablo Santillo; Emiliano Purita, Facundo Monteseirín, Marcos Curado, Facundo Cardozo, Claudio Corvalán; David Drocco, Gonzalo González, Sebastián Lomonaco; Lucas Wilchez y Diego Chaves.

Suplentes: Maximiliano Velazco, Sergio Velázquez, Leonardo Rolón, Federico Milo, Facundo Quintana, Gabriel Alanís, Bryan Schmidt.

 

DT: Sergio Rondina.
 

Goles: 44 PT Troyanski (OLI), 1 ST Vila (OLI), 11 ST Lomonaco (ARS).

Amonestados: 12 PT Purita (ARS), 32 PT Ramírez (OLI), 2 ST Cardozo (ARS), 26 ST Corvalán (ARS), 37 Vidal (OLI), 50 ST Schmidt (ARS).

Expulsados: 47 ST Villanueva (OLI)

Cambios: 4 ST Alanís x Cardozo (ARS), 17 ST Ibáñez x Lentini (OLI), 22 ST Llambay x Troyanski (OLI), 26 ST Rolón x G. González (ARS), 28 ST Schmidt x Lomonaco (ARS), 38 ST Villanueva x Ramírez (OLI).

Estadio: Roberto Carminatti.

Árbitro: Silvio Trucco.

 
Uno por Uno
 

Pablo Santillo: Mostró seguridad frente a los primeros intentos de Olimpo. No tuvo nada que hacer en los goles, y luego del 0-2 evitó el tercero con una tapada sobre la línea. Con Arsenal jugado en ataque y dejando espacios, realizó un buen trabajo jugando adelantado. Su única mancha fue una desinteligencia con Monteseirín que no pasó a mayores.

Emiliano Purita: En la primera parte fue prácticamente un volante más, tanto cuando el equipo atacó como en la presión inicial. Un remate suyo tapado por Anchoverri fue la primera ocasión de Arsenal. Si bien el primer tanto rival fue aprovechando su espalda, tuvo un partido correcto en defensa con buenos cierres, incluso alguno salvando errores de los compañeros en el complemento. Ya en el final se ubicó muy arriba sobre la derecha para lanzar centros, y le brindó a Chaves su única chance del partido. Fue amonestado.

Facundo Monteseirín: En un duelo clave, el central no rindió como suele hacerlo. No cerró la espalda de Purita en el 0-1 y le dejó espacio para maniobrar a Troyanski en el segundo gol rival. Además, ya con el equipo adelantado, se quedó enganchado en un par de contragolpes más de Olimpo que llevaron peligro. Lo mejor que hizo estuvo vinculado a los anticipos, aunque con la pelota tuvo buenas y malas. Se fue de delantero en el final y casi se redime marcando el empate, pero Anchoverri le tapó su remate.

Marcos Curado: Tuvo un partido regular, pero muy opacado por su distracción en la marca en el segundo gol. Fue al combate con Lentini y lo contuvo bien durante el primer tiempo, pero le costó cuando Vidal se soltó a espaldas de González para lastimar. No pudo en el uno a uno frente al mencionado volante en el gol rival. Con la pelota trató de no complicarse para nada.

Facundo Cardozo: Como Monteseirín, su fuerte estuvo en el anticipo para sostener por momentos a Arsenal en campo rival. Le costó con la pelota en los pies y también a la hora de contener a Vidal cuando apareció por su zona. En el segundo gol estuvo algo estático en la marca. Fue amonestado y, más tarde, reemplazado.

Claudio Corvalán: Cumplió con esfuerzo la labor en ataque por izquierda, aunque por características no aportó mucho vuelo. En la marca estuvo correcto por su lado, y sobre el final -ya con Arsenal muy desordenado- realizó un par de cierres que evitaron chances claras del rival.

David Drocco: Tuvo un buen inicio, acertando pases profundos entre líneas. Subió para pisar el área en un par de ocasiones, aunque no terminó de finalizar un par de jugadas que pudieron ser claras. Muy buena asistencia para Lomónaco en el gol del descuento. Debido a la urgencia por empatar terminó jugando el partido como volante central, donde ofició muchas veces de lanzador en una búsqueda desordenada del equipo.

Gonzalo González: El más flojo de la cancha. Sacando algunos cortes, le costó recuperar la pelota sin falta y a su espalda el rival consiguió generar alguna situación de riesgo, incluido el gol. Tiende a correr más de la cuenta y no termina de ubicarse bien, tanto así que en más de una ocasión fue a disputar la misma pelota que sus compañeros. No se lo nota asentado en la cancha, más bien todo lo contrario. Fue reemplazado.

Lucas Wílchez: Hoy arrancó como interior izquierdo, colaboró con Drocco en la salida de la pelota e intentó conectarse con los de arriba, con poco éxito. En el segundo tiempo, luego del 0-2, lo soltaron para jugar como enlace. Desde ahí tuvo un poco más de peso en los ataques e incluso pudo haber igualado, pero el palo le negó su gol. Buscó empujar futbolísticamente al equipo cuando la fuerza de la reacción ante el 0-2 se apagó, pero no halló demasiados socios en ataque más que los buenos pivoteos de Cháves. Terminó fundiéndose físicamente para correr a los rivales cuando Arsenal se desordenó en la búsqueda del empate.

Sebastián Lomónaco: Tuvo un primer tiempo donde se lo vio movedizo por el frente de ataque, pero con dificultades para terminar bien las jugadas en las que participó. En el segundo ayudó a una reacción del equipo con su gol y un remate más que le contuvo Anchoverri, pero se fue apagando al igual que el equipo -se lo vio algo cansado- y terminó siendo reemplazado.

Diego Cháves: De lo mejor del Viaducto. Pivoteó bien, ganó mucho de arriba e hizo un ‘trabajo sucio’ interesante para involucrar a los volantes en ataque, sobre todo en la primera mitad. Buena asistencia para Wílchez en el remate al palo del ex Tigre. Tuvo un cabezazo que salió por arriba sobre el final.

Gabriel Alanís: Entró para darle mayor vuelvo ofensivo al equipo, pero no terminó de involucrarse del todo en el engranaje, e incluso perdió algunas pelotas. En las dos o tres jugadas que lo involucraron, la resolución no fue la mejor.

Leonardo Rolón: Su ingreso fue para sumar otro mediocampista de ataque, sin embargo no logró terminar de entrar nunca en sintonía. Su mejor aporte fue un tiro libre lejano que le contuvo el arquero.

Bryan Schmidt: Entró como un revulsivo en ataque, pero el contexto del partido no lo favoreció. Con un Arsenal ya muy jugado en ataque, él fue uno de los tantos que intentó ir al área para cargar. Fue amonestado.

Sergio Rondina (DT): Cambió el esquema con la intención de aprovechar mejor el ancho del campo, y si bien el equipo manejó bien la pelota por momentos, volvió a faltarle punch. Dio la sensación quizás de que con otros intérpretes el planteo hubiera salido mejor. Para colmo, dos equivocaciones importantes en el final del primer tiempo y al inicio del segundo costaron dos goles. Metió mano para hacer reaccionar al equipo y lo logró, pero luego del 1-2 y la jugada del palo volvió a observarse a un conjunto con problemas para resolver las jugadas ofensivas que sobre el final se desordenó por la lógica desesperación de intentar empatar. Se notan automatismos y movimientos trabajados, pero sigue sin alcanzar. La falta de jerarquía individual retrae el funcionamiento colectivo, y luego el peso ofensivo no es suficiente para compensar esos errores. Si ya era muy difícil antes, esta derrota deja a Arsenal casi condenado al descenso, y en ese camino solamente queda terminar estos partidos rindiendo al mejor nivel posible. Quedará seguir trabajando para alcanzar ese rendimiento.

Por Juan Sáber - @juancesaber

Foto: Aurinegro Web

 
Video
 

 

 
Reserva | Se trajo un nuevo punto
 

Durante la mañana del viernes 23 de febrero, el equipo de Darío Espínola igualó sin goles ante su par de Olimpo en el marco de la fecha 17 del torneo.

 
 

Foto: AurinegroWeb


El Aurinegro fue un poco más que los dirigidos por Darío Espínola en la primera parte, pero no encontró los caminos al gol y sólo pudo inquietar en escasas ocasiones. ¿La más clara? Un remate desviado de Lucas Mancinelli.


En la segunda parte el que contó con las mejores acciones, en cambio, fue el Viaducto, que se quedó con las ganas de llevarse los tres puntos.


Así formó Arsenal: Rivero; Abreliano, Sosa, Igarzábal, Ibaceta; Gómez, Carabajal -fue expulsado sobre el cierre del encuentro-, Muscia, Necul; Palermo (Martínez) y Coman (Aragón).


Con este resultado, el Arse suma 12 unidades en el torneo y escala una colocación (ahora está 26º).

 

¿Conectamos?

 

 

 

Copyright © 2013 Arsenal de Sarandi Web - Todos los derechos reservados