Buenos Aires,

 

 

El otro Arsenal
Se trata de Arsenal de Cutral Có, que compite en una liga amateur de dicha ciudad neuquina. Nacido en el 2010, utiliza un escudo similar y la misma camiseta que la entidad de Sarandí. "Nuestro sueño es conseguir la personería jurídica, tener un predio propio y competir en AFA", dice Gonzalo González, el fundador, en diálogo con www.arsenaldesarandiweb.com.ar.

En el fútbol argentino, cuando uno dice "Arsenal" automáticamente imagina el Viaducto, la pizzería "Los Tres Ases", el arroyo y otros puntos históricos que representan a la ciudad de Sarandí. Sin embargo, desde hace cuatro años ese nombre remite a otro club, geográficamente muy lejos del campeón del Clausura 2012 pero sentimentalmente muy cerca.


Se trata de Arsenal de Cutral Có, un equipo nacido el 10 de marzo del 2010 por la iniciativa de un ex jugador semiprofesional que, apasionado por el fútbol, le tomó un cariño especial a los colores celeste y rojo. "Me gustaba mucho la camiseta, el escudo, a tal punto que empecé a seguir los partidos del equipo en la campaña que después terminó como campeón de la Copa Sudamericana en 2007. Yo fui jugador de fútbol en la primera del Alianza de Cutral Có en el Argentino B. Por lesiones había tenido que dejar, pero ese año armé un equipo para jugar torneos amateurs y encontré una camiseta imitación del Arse en un comercio de mi barrio", le cuenta Gonzalo González (28), el fundador a www.arsenaldesarandiweb.com.ar. Y agrega: "Me gustó tanto que le pedí 16 prendas y arrancamos a jugar bajo el nombre de Deportivo Andes. Más tarde, me alejé del fútbol para practicar boxeo y en 2010 retomé, con más fuerza y seriedad, para crear el equipo como Arsenal Club, porque mi idea siempre fue tener un club social".


Durante estos últimos cuatro años, el Viaducto Cutralquense participó en la Liga Amateur de la ciudad y más allá de la dificultad de cada partido, debió enfrentar otro tipo de desafíos que hacen más valiosa su existencia. "Los primeros años nos goleaban todos. Muchas veces, sólo juntábamos los once jugadores para salir a la cancha. Eso hacía que no nos tomaran con seriedad. También durante mucho tiempo nos costó encontrar lugar para entrenar, y hoy lo hacemos dos veces por semana en una canchita comunitaria que casi siempre está desocupada. Hay que organizarse bien para que todos puedan ir, porque cada uno tiene su trabajo, sus horarios", remarca González. Y suma: "Hoy, hemos logrado una estabilidad muy grande. Hemos crecido mucho. Los rivales no nos quieren enfrentar y si bien no hemos podido salir campeones de la liga, siempre somos protagonistas. Incluso, hasta le hemos ganado un amistoso a Petrolero Argentino, un equipo semiprofesional de Neuquén cuyos jugadores entrenan todos los días en buenas condiciones y que compite en el Torneo Federal B (ex Argentino B)".


Por la concepción que su fundador tuvo desde el principio, el Arse patagónico sumó, en este tiempo que lleva de vida, otros deportes además del fútbol masculino para reforzar su función de club social. A saber, contó con fútbol femenino y hoy tiene equipos de voley de varones y mujeres que entrenan en el gimnasio de una comisión barrial que les presta sus instalaciones dos veces por semana. "Más adelante, quisiéramos sumar hockey femenino. Pero vamos despacio, porque lo que más cuesta es conseguir el espacio donde puedan entrenar cada disciplina", dice González. Justamente, ese motivo es el que terminó con la actividad de las divisiones juveniles del club. "Ante teníamos equipos hasta la cuarta división, y los chicos competían en la Liga Comunitaria de Cutral Có, pero tenían que utilizar la misma modalidad que la primera: entrenar en canchitas de plazas, canchas abiertas de barrio, y se complicaba. Guardé toda la ropa en mi casa, con la ilusión de que podamos volver a tener pibes entrenando algún día. Pero para que todo esto pueda suceder, necesitamos contar con un predio propio", suma.


Y en ese sentido, el fundador asegura que nunca recibieron ayuda municipal para obtener un espacio en la ciudad. "Acá se les da una mano enorme al Club Alianza, el más grande de esta ciudad. Es muy difícil que nos cedan un lugar para desarrollar nuestras actividades. De todas formas, siempre he tenido mucho apoyo de la Dirección de Deportes de Cutral Có en el resto de las cuestiones. Nos han hecho aportes económicos para solventar nuestros viajes, nuestra indumentaria y en eso estamos muy agradecidos.", afirma.


Contar con su predio es uno de los requisitos que debe cumplir el Arse cutralquense para alcanzar su máximo objetivo: afiliarse a la LIFUNE (Liga de Fútbol de Neuquén), un torneo regulado por la Asociación del Fútbol Argentino y que otorga ascensos al Torneo del Interior (ex Argentino C). El otro gran requisito es obtener la Personería Jurídica, para lo cual González ya asegura estar moviéndose. "Voy a viajar a la capital de la provincia para asesorarme y averiguar que es lo que necesito para empezar a hacer los trámites", dice. E ilusionado, añade: "Tengo muy buena relación con el presidente de LIFUNE y él me dijo que consiguiera la personería jurídica que del resto el se iba a encargar para que pudiéramos competir en el torneo".


Un mimo desde Sarandí

Hace unas semanas, Gonzálo González vino a Buenos Aires para un evento familiar y no dudó en hacer lo que hace tiempo soñaba: conocer el Estadio Julio Humberto Grondona y el resto de las instalaciones del club en Sarandí. "Por las redes sociales hice mucha amistad con todos los hinchas de Arsenal y pude conocer a algunos personalmente. Arreglé y me encontré en la cancha a María Cristina y su esposo Rubén. También a Luis Centeno, que hizo una bandera que dice 'Cutral Có' y la cuelga siempre en cada partido de local", expresa. Y agrega: "Pude ver el entrenamiento del equipo, sacarme fotos con los jugadores. Incluso me permitieron recorrer las instalaciones y hasta entrar al campo de juego. Fue una tarde inolvidable".


Y continúa con su relato: "Luego, me llamaron Federico Wisner, Nicolás Falanga y Mario Siciliano, y me comentaron que tenían algo preparado. Me entregaron tres cajas con indumentaria. Conjuntos de buzos y pantalones usados en muy buen estado y muchos juegos de shorts y medias para estrenar. Estoy enormemente agradecido".


Por último, González hace un espacio para los saludos: "Siempre recibo palabras de aliento a la distancia a través de las redes sociales, por eso les mando un fuerte abrazo a Luis Centeno, María Cristina y Ruben, a quienes pude conocer personalmente. También a Ada Petroni, Calu Giménez, Giselle Rastelli y todos los hinchas de Arsenal que están pendientes de nosotros".


Cuenta pendiente

"Lo que me falta hacer, ahora, es poder asistir a un partido de Arsenal. Cuando fui se iba a jugar el partido ante Quilmes en el Centenario y justo debía volverme a mi ciudad. Ojalá pueda cumplir y sentir lo que es alentar al equipo en el Viaducto", dice González.
 

 

¿Conectamos?

 

 
 

Copyright © 2013 Arsenal de Sarandi Web - Todos los derechos reservados