Buenos Aires,

 

 

02/04/2018
Solo el que ama a Arsenal puede entender esto
 

 

Desde muy chico y hasta mi época de adolescencia: Arsenal, mi club fue: el fútbol, la pileta, Pardini con las infantiles, la canchita auxiliar, la confitería, el billar gol, las manoplas, los quinchos y sus parrillas, las canchas de bochas y la sede de Independencia y Solier.


Con respecto al futbol, recuerdo pelear torneos del ascenso, con jugadores de la talla como: el negro Luque, Dudzik, Minutti, Cvitkovic, el ruso Molnar, chirola Caicedo, Yiyo Ros, Oscar Rodríguez, Daniel Acevedo, Bernárdez, tablón Urtazún, el indio Ramirez, Roberto López, los hermanos Novoa, Spinosa, Rodolfo Abate, Bergessio, Elizeche, los hermanos Baglioni, Daniel Acevedo, Lacava Schell, Jorge Burruchaga, Miguel Angel Rivera, motoneta Fernández, el bocha Flores, el negrito Torres, el tano Di Gregorio, los flacos De Luise y Casella, el enano Lupo, el paragua Aquino, banana Urtazún, Pedro Coronel, el Pato Franzoni, entre otros.


Luego, a comienzos de mi adultez, viví el descenso a la C y la reconstrucción de Arsenal para volver a la B. En esos años recuerdo a varios de los últimos que nombré anteriormente y también a: Roque Drago, los hermanitos Burruchaga, el correntino Giménez, Claudio Loza, Jorge Muñoz, Chelotti, el mono Gibaudo, , Darío Guntín, Kuzemka, Riveros, Gustavo Grondona, Juan Carlos Fabián Ortega (orteguita), el perro Lebioso, mandioca Guzmán, entre otros.


Ya, de vuelta en la B, Arsenal se animó a dar otro salto, previo a ello nuestro club juntó a ciertos jugadores de los últimos nombrados más los siguientes jóvenes y varios “nenes” que fortalecieron ese deseo: Oscar Ibañez, Jorge Vivaldo, el perro Rodriguez, Claudio Larramendi, De Felippe, Pablo Funes, el ruso Arana, el cañón Landaburo, Fito González, Burakoski, el taca Oyola, el conejo Viscovich, el doctor Urquiza, Fernando Rizzo, Mariano Filgueiras, Bottari, etc.
Ademas de varios de los mencionados, ya en el Nacional B pasaron jugadores como: el turco Ismail, Cincunegui, pomelo Marini, el huevo Rondina, chucky Boujón, mingo Acevey, Clausen, Carmelo Leiva, el moncho Ruiz, Mauricio Tapia, Seguel, el paragua Velázquez, Alday, el chaucha Bianco, Cafú y Junior Espínola. Pedro Catalano, los Mannara, el monito Aguilar, Barlatay, Navarro, el negrito Giménez, Silvio Olate, Adrián Álvarez, Facundo Gareca, Martín Gorozo, el sapo Cuartas, Rubén Palavecino, el pulpo González, chispa Coldeira, Cristian Aragón, Mariano Monrroy, Juan Cruz Real, el gato Esmerado, Martín Méndez, los hermanos Ciglic, el pepo Morales, Soler, Mariano Campodónico, el pato González, el javi Morales, el nono Molina, Limia, Luigi Villalba, Pizarro, Alex Rodriguez, Leandro Caruso, y muchos más.


De toda esta historia que viví en muchos años de ascenso, no quiero olvidarme mencionar a DTs que estuvieron todos estos años como: chiquito Elena, la subcomisión de futbol (liderada por Héctor Grondona), el vasco Iturrieta, el chaucha Bianco y Jorge Luis Burruchaga. También mencionaré a gente muy ligada a nuestro club y que humanamente lo enalteció: Pirucha, Oscar Lorenzo, José Balbi, Roberto González, Marcelo Baldonedo, “Sardina”, Vigo Murga, Michi Giménez, entre otros.


Luego, en primera división A la historia es mucho más conocida, solo voy a mencionar que el club trajo, inteligentemente, jugadores que en otra institución no tenían lugar, tales como: el tano Piersimone, Santiago Hirsig, Lucas Valdemarín, Mauro Óbolo, Wilfredo Caballero, Ibrahim Sekagya, Juan Pablo Caffa, Mario Cuenca, Juan Fernández Dalesio, el marciano Ortíz, Anibal Matellán, José Luis Calderón, Martín Andrizzi, Javier Gandolfi, Cristián Pellerano, Luciano Leguizamón, Sebastián Carrera, Andrés San Martín, Cristián Tula, Sergio Sena, Josimar Mosquera, Adrián González, Christian Campestrini, Nicolás Domingo, Guillermo Burdisso, Carlos Carbonero, el cachi Zelaya, Diego Braghieri, Julio Furch, Martín Rolle, González Pirez, Mauricio Sperdutti, Franco Zucculini, Milton Caraglio, Jonathan Bottinelli, Claudio Corvalán, Mariano Barbieri, Federico Lértora, Fernando Luna, Miguel Caneo, Luciano Vella, Lucas Wilchez, Franco Fragapane, Pablo Santillo, Facundo Monteseirín, solo por citar algunos.


También para la máxima categoría del fútbol argentino, inteligentemente, Arsenal hizo debutar a muchos jugadores de su cantera y también de otros clubes: Pablo Mouche, Carlos Casteglione, Román Martinez, el colo Zuleta, Germán Denis, Cristián Llama, Rodolfo Quinteros, Papu Gómez, Martín Civit, Franco Caraccio, Juan Carlos Garat, Esteban Dreer, Gustavo Toranzo, Damián Pérez, Franco Jara, Juan Bottaro, Hugo Nervo, el bicho Aguirre, Darío Benedetto, Iván Marcone, Mauro Matos, Claudio Mosca, Facundo Silva, Lisandro Lópéz, Blanco Leschuk, Victor Cuesta, Julián Cardozo, Milton Celiz, Federico Milo, Matías Zaldivia, Ramiro Carrera, el mencho Ruíz, Pablo Burzio, Bryan Schmidt, Franco Costa, Matías Zaldivar, Marcos Curado, Salvador Sánchez, Gabriel Sanabria, Juan Brunetta, Federico Flores, Emiliano Purita, Sebastián Lomónaco, Alejo Antilef y muchos más.


Ud. dirá porque este tipo me nombró tantos jugadores, es porque en líneas generales quiero demostrar que Arsenal siempre fue un club del barrio que hacía bien las cosas, no tuvo estrellas rutilantes en sus planteles y, si brillaron fue gracias a Arsenal. Pasaron muchos jugadores que los sacaba de su cantera y los mechaba con futbolistas de otros de clubes a los que no le daban cabida y, todos estos dejaron algo, especialmente forjaron la historia futbolística de nuestro club.


Pero en los últimos años, indudablemente se perdió el rumbo. Si bien están construidas las instalaciones para concentración y una cancha más para inferiores, hemos perdido varios recuerdos e historia que como club fue haciéndose. Pero voy a concentrarme solo en el fútbol.


Las cosas no se hicieron bien, se terminó muy mal con un DT que había sumado títulos que nunca en la vida lo hubiéramos imaginado: Gustavo Alfaro. También, se les ha abierto las puertas del club a gente que nunca deberían haber representado nuestros colores: Ricardo Caruso Lombardi, Lucas Bernardi y Christian Bragarnik. Y, la gota que rebalsó el vaso fue Humbertito Grondona, al que reconozco como hincha del club, pero su capricho de extenderse en el tiempo como DT fue un propósito sin razón.
Quedan 6 partidos por jugar en la máxima categoría, Arsenal se debería despedir de la mejor manera, intentando ganar todo lo que queda, sin dejar nada en la valija que nos trajo a primera división. Luego, en el segundo semestre de 2018 volveremos al ascenso y, las cosas deberán cambiar desde adentro hacia afuera, para intentar mejorar, deberán ser más parecido al estilo austero de nuestros viejos dirigentes, léase: los Grondona, Urtazún, Montero, Pardini, Bansi, Nanni, etc.
Esto es solo fútbol, íntimamente hay que reconocer los errores, ver cómo está el club y quienes están. Al fin y al cabo, hubo cosas muy mal hechas en el último lustro y es de hombre reconocerlo.


A la cabeza el presidente, este deberá trabajar y hacer de una nueva y digna historia para nuestro club. Solo el que ama a Arsenal, no el que vivió de Arsenal, puede entender esto: acompañarlo, disfrutarlo y sufrirlo.
Muchachos, entiendan que la premisa para hacer las cosas bien es: “los principios nunca deberían ser negociados”.

By Pappo 2/4/18


 

 

¿Conectamos?

 

Copyright © 2013 Arsenal de Sarandi Web - Todos los derechos reservados