Buenos Aires,

 

 

HISTORIA

 
Historia Parte 10
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12
 

Torneo Primera B Nacional 2001/02

 
El Torneo Primera B Nacional 2001/02 fue la decimosexta temporada disputada de la categoría dePrimera B Nacional en Argentina. Este torneo tuvo muchas modificaciones a comparación del anterior. Jugaron un Torneo Apertura, todos contra todos a partidos solo de ida, del cual salió el campeón de la temporada, que obtuvo el ascenso directo. Luego, para el segundo ascenso y promociones a Primera, se dividió el torneo en tres zonas de ocho equipos cada una.
En el torneo se incorporaron Los Andes y Almagro (descendidos de Primera División); Defensores de Belgrano (campeón de Primera B Metropolitana) y Huracán (Tres Arroyos) (campeón del Torneo Argentino A).

El campeón fue Olimpo (Bahia Blanca), que obtuvo el Torneo Apertura y ascendió directamente. El segundo ascenso lo ganó Arsenal.

Clasificación Torneo Clausura

Grupo A

Pos Equipos PJ PG PE PP GF GC Pts
1 Arsenal 14 10 1 3 27 8 31
2 Cent. Córdoba (Rosario) 14 9 3 2 30 21 30
3 Instituto (Córdoba) 14 6 3 5 20 23 21
4 Quilmes 1 14 6 2 6 17 15 20
5 Alte. Brown (Arrecifes) 14 5 4 5 18 19 19
6 Los Andes 14 4 4 6 20 23 16
7 Juventud Antoniana (Salta) 14 4 1 9 12 23 13
8 Tigre 14 2 2 10 12 24 8

1 Le descontaron tres puntos.

Grupo B

Pos Equipos PJ PG PE PP GF GC Pts
1 Gimnasia (Entre Ríos) 14 7 4 3 25 16 25
2 Platense 14 7 4 3 24 16 25
3 Defensa y Justicia 14 7 3 4 24 19 24
4 Atlético Rafaela 14 7 3 4 28 23 24
5 Racing (Córdoba) 14 7 3 4 29 25 24
6 El Porvenir 14 6 3 5 25 23 21
7 San Martín (Mendoza) 14 0 6 8 14 30 6
8 Atlético (Tucumán) 14 0 4 10 8 25 4

Grupo C

Pos Equipos PJ PG PE PP GF GC Pts
1 Godoy Cruz (Mendoza) 14 7 5 2 22 15 26
2 San Martín (San Juan) 14 6 4 4 22 17 22
3 Huracán (Tres Arroyos) 14 6 4 4 24 20 22
4 Villa Mitre (Bahía Blanca) 14 6 3 5 17 18 21
5 Defensores de Belgrano 14 5 4 5 20 18 19
6 Gimnasia (Jujuy) 14 5 4 5 16 17 19
7 Indep. Rivadavia (Mendoza) 14 3 4 7 10 20 13
8 Almagro 14 3 2 9 17 23 11

Segundo ascenso

El “Torneo Reducido” lo integraron los equipos que ocuparon los primeros puestos del Torneo Clausura (Arsenal, Gimnasia (CdU) y Godoy Cruz), sumándole a éstos los cinco mejores equipos de la tabla general (Huracán (TA), Quilmes, Atlético Rafaela, El Porvenir e Instituto), excluyendo a Olimpo (campeón). Jugaron encuentros de ida y vuelta a eliminación directa, con ventaja deportiva para aquellos equipos que estaban mejor posicionados en la tabla.

El ganador fue Arsenal, que venció de visitante a Gimnasia (CdU) por dos a uno y empató de local, ascendiendo a Primera División.

Promoción con Primera División

La disputaron entre los que ocuparon el decimoséptimo (Lanús) y decimoctavo (Unión (Santa Fe)) del promedio del descenso de Primera División y los dos equipos mejor posicionados en la tabla general de la Primera B Nacional, que no hayan ascendido (Gimnasia y Esgrima (CdU) y Huracán (Tres Arroyos)). Los equipos que estaban en la máxima categoría tuvieron ventaja deportiva.

Lanús, que enfrentó a Huracán (TA), mantuvo la categoría después de ganar de visitante (2-1) y empatar de local (1-1). Lo mismo pasó con Unión, que perdió de visitante por tres a uno contra Gimnasia (CdU) pero ganó de local tres a cero, y siguió participando de la Primera División.

Descensos

Descendieron siete equipos. Cuatro por peor promedio de la zona (Interior y Metropolitana)Los otros tres equipos descendieron por peor promedio general (excluyendo a los cuatro por cada zona).

La Primera final

Como llegó 

En el primer semestre del 2002 el torneo Nacional B se dividió en 3 grupos de 8 equipos cada uno. La zona A estaba integrada por Central Córdoba, Instituto, Quilmes, Brown de Arrecifes, Los Andes, Juventud Antoniana, Tigre y Arsenal. El Arse obtuvo el pase tras ser lider de su grupo. La última etapa para jugar por un ascenso y dos promociones el Arse la disputaría ante Godoy Cruz, una fue derrota en Mendoza por 1-2, pero en Sarandí ganó 4-1 y se tenía que ver la cara en semifinales ante el clásico de barrio: El Porvenir. Ambos partidos se jugaron en la cancha de Lanús los días 4 y 7 de Mayo del 2002. Arsenal ganó por 1-0 en la ida y 2-0 en la vuelta. Solamente faltaba la final del reducido por el segundo ascenso (el primer ascenso había sido de Olimpo luego de ganar el torneo en el segundo semestre de 2001). El rival era Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay.

El viaje 

Aproximadamente 1000 / 1200 hinchas del Arse acompañaron aquel 11 de mayo de 2002 al equipo en su excursión a Entre Ríos. Varios micros y muchos coches, en la ruta que va desde Buenos Aires hasta Concepción del Uruguay, portaban banderas con el color celeste y rojo.

Escenario

Al llegar, uno observaba que los entrerrianos habían preparado su propia fiesta. La capacidad de la tribuna y platea local completa, banderas y globos azules / blanco eran el colorido del 80% de las tribunas del estadio. Por los altoparlantes se escuchaba el tema “color esperanza” de Diego Torres. Mientras, que detrás de uno de los arcos y en el costadito (a la altura del corner), la tribuna era para los hinchas del Arse que “apostaban” ciegamente a su equipo.

El partido 

Se vivió como correspondía, era una final. Dientes apretados, mucho nervio, sin luces, juego brusco, se ponía más de lo que se jugaba.

El Lobo mostraba en el comienzo mejores intenciones aunque era impreciso con la pelota. Pablo Cantero y Luciano Leguizamón eran los destacados del local. Sobre el final del PT el “Nono” Molina empujó dentro del área al mejor jugador entrerriano: Leguizamón. Brazenas cobró penal, el mismo Legui lo ejecutó al palo derecho de Limia y puso el 1 a 0.

En el ST el Arse salió con la decisión de buscar un resultado, a los 6 minutos centro de Rubén Palavecino, cabeceó Oscar Espínola, el balón se desvió en un defensor (Monge o Almada), y se metió en el ángulo superior derecho de Catriel Orcellet. El Lobo sintió el golpe mientras que Arsenal se agrandó y se adueñó del mediocampo. Gastón Esmerado solidario en la recuperación, Javier Morales & Palavecino generaban el juego y los ataques llegaban vía Gustavo “Cocó” Grondona y Facundo Gareca. Arsenal mantuvo el control del partido hasta que Esmerado dejó la posición de volante central, se proyectó por la izquierda y dio un preciso pase de gol a Gareca, que con un derechazo al primer palo batió a Orcellet y estableció el 2 a 1. Luego, había que “aguantar” el resultado, entonces Jorge Burruchaga hizo ingresar al “Monito” Aguilar, volante de contención, en lugar de Grondona. El local se descontroló definitivamente, a su público lo invadió el silencio. La contracara era la banda del Viaducto que, en los últimos minutos estuvo a toda orquesta. Todos cantaban, todos saltaban, todos soñaban, todos deliraban.

La salida 

La policía encargada de la seguridad del evento, tuvo una mancha en la salida de los hinchas visitantes. Hubo algún tipo de represión que empañaron en algo el festejo del público del Viaducto, hasta la llegó a “ligar” uno de los choferes de la empresa Chevallier que había trasladado a los hinchas del Arse hasta el estadio. Igual esos hinchas, que desde muy temprano habían llegado a Concepción del Uruguay, volvieron en caravana por la ruta cantando: “dale campeón”. Sólo faltaban 90 minutos para concretar el sueño del ascenso a Primera.

By Pappo 

 

Arsenal es de Primera 18 de Mayo de 2002

En Sarandí, ante casi 12.000 almas enfundadas en celeste, rojo y pasión, Arsenal igualó 1 a 1 con Gimnasia, de Concepción de Uruguay, y se aferró al segundo pasaje a primera, luego de aquella primera página gloriosa que escribió Olimpo, de Bahía Blanca. El local contó con la decisiva ventaja lograda ocho días atrás, en Entre Ríos, con el éxito por 2 a 1. Más aún: con una mínima derrota, incluso, hubiera alcanzado también la primera, beneficiado por la privilegiada posición general en la temporada.

Aguerrido, valeroso, con ráfagas de buen fútbol, con pasajes de solidez y contundencia. Fue, detrás de Olimpo, el equipo que más méritos hizo para lograr el ascenso. Lo logró con armas sólidas, convincentes. Y lo hizo en una tarde sin luces, nublada no sólo en el cielo, sino también en las ideas ofensivas.

El equipo que dirige Jorge Burruchaga, un hijo dilecto de la entidad del Sur, se desorientó ante tamaño escenario. Más gente de la prevista, más pasión que la acostumbrada. El fervor del público, acaso, fue perjudicial para el equipo local, que en los primeros 45 minutos acusó la responsabilidad de sentirse tan cerca de primera.

La pelota, el campo, la responsabilidad, todo tuvo el color del conjunto entrerriano. Gimnasia expuso los mejores momentos de fútbol e ingenio en los botines de Pablo Cantero, que tuvo un primer tiempo de lujo. Jugó e hizo jugar a todo el equipo. En ráfagas, lo acompañó Colombo; por momentos, apareció en escena Leguizamón, que tuvo un par de ocasiones de riesgo que contuvo Limia. Ceballos también estuvo cerca del grito, mientras Arsenal seguía sin encontrar su verdadera identidad. Mal, peligrosamente mal andaba Arsenal.

Hasta que Patricio González derribó en el área local a Cantero. Penal cobró Baldassi y Leguizamón abrió el score, ante el silencio general. Era justo. Más aún: hubiera merecido un tanto más. Pero Cantero dejó el ingenio y el talento en el entretiempo. Casi no apareció más y Arsenal se puso el traje de primera. El fervor de Carlos Ruiz, el capitán, fue el camino que eligió el equipo que conduce Jorge Burruchaga. Y el zaguero fue el símbolo de la recuperación.
Atacó. Buscó. Insistió. Se despertó Arsenal. A los 6 minutos del segundo capítulo, tras una buena combinación ofensiva, Javier Morales anotó el empate y comenzó el delirio en Sarandí.

Gimnasia no era el que supo ser, Arsenal, claro, tampoco. Se adueñó de la fiesta con garra y personalidad. Se aferró con desesperación a la primera. Y ya nadie le pudo quitar la ilusión a un equipo generoso, aguerrido, valiente.

Un conjunto que no tiene figuras. Aportaron todos al anhelo de campeón. Jorge Burruchaga, el técnico, que prefirió la solidez y el juego solidario. Que prefirió el bajo perfil, pero con el convencimiento de que el sueño de primera era posible.

De atrás hacia adelante, el arquero Oscar Limia siempre ofreció seguridad y confianza. Tuvo el apoyo de Carlos Ruiz, el capitán, un hombre que no debería incomodarse con los vaivenes de la primera división. En el mismo escalón se ubicaron Gastón Esmerado, un volante todo terreno, Gustavo Grondona, con sus ráfagas de buen juego, y el poder del gol de Facundo Gareca. Ellos fueron la verdadera columna del campeón.

Arsenal es de primera. Lo merece. Fue el mejor, de principio al fin.

Por Ariel Ruya 

“Es lo mejor de mi vida”

“Esto es lo mejor de mi vida. No lo puedo comparar con nada. Ni siquiera con la final de México `86. Esto es un largo sueño que se convirtió en realidad. Arsenal es de primera y ojala que sea por muchos años”, dijo, muy emocionado, Julio Grondona, titular de la AFA, a Radio Rivadavia. El dirigente vivió el partido desde su casa. “Nos cobraron dos penales; uno en cada partido. Para mí, el de hoy (por ayer) ni siquiera fue en el área. Y después dicen que Arsenal tenía ventajas”, dijo.

Fuente: La Nación 19/5/02 

Arsenal ya está en primera

Un gol de Javier Morales le aseguró ayer la satisfacción más grande de su historia y desató una fiesta enorme en un barrio cargado de fútbol.
El barrio entero estaba en el Viaducto, que lucía desbordado como nunca en su historia, deseoso de un festejo único. La receta de siempre —una gran dosis de humildad y otra idéntica de productos surgidos en la casa— había colocado a Arsenal en la frontera de la máxima categoría. Y ese gol de Javier Morales, que llegó en el momento exacto para derrumbar las ilusiones de los entrerrianos, disparó el festejo de Sarandí entero. Los más emocionados eran los mayores, los que peinan canas, los que conocieron el génesis de esta historia, allá por 1957 en el café “Las 3 F” del corazón de Sarandí. El empate 1-1 fue una anécdota más del camino hacia la Primera que dibujó el equipo de Jorge Burruchaga, otro fruto de la cantera de Arsenal. Sí, porque Arsenal hoy es de Primera, aunque cueste creerlo. Tal vez sea el equipo más pequeño que disputará la próxima temporada. Pero el orgullo de formar parte, de jugar por derecho propio ante los grandes del fútbol argentino nadie se lo podrá quitar.
Es imposible hablar de Arsenal y no mencionar el apellido Grondona. Los lazos de sangre van atados a su historia desde el primer día de vida del club. Julio, el presidente de la AFA y vice de la FIFA, lo fundó. Héctor Emilio, su hermano y ex presidente de Independiente, lo llevó con sus goles de la categoría aficionados a la C, y de allí a la B. Su hijo, Gustavo, jugaba en 1992 cuando el equipo de Sarandí desembarcó en la B Nacional (su padre era el presidente). Y ayer festejó desde adentro, ahora que Julio (hijo) es el vicepresidente del club. En cuatro de los cinco ascensos de Arsenal —el de ayer fue el primero que consigue en su estadio— hubo un Grondona con la camiseta celeste —por Racing— y roja —por Independiente—. Gimnasia de Concepción del Uruguay arrinconó a un descolorido Arsenal en el principio. Pablo Cantero era incontenible. Jorge Vendakis mandó al escurridizo volante a jugar de “comodín”, controlando con tres defensores a los dos delanteros locales. Y como los de Sarandí no desarmaban por nada del mundo la línea de cuatro atrás, Cantero quedaba sin marca en el medio. Además, su movilidad le imprimía una importante cuota de sorpresa a los avances visitantes. Un arranque suyo por la izquierda desbarató la seguridad rival y Patricio González no tuvo mejor idea que derribarlo cuando caminaba hacia el gol. Leguizamón no dudó desde los doce pasos y fijó el 1-0, que acercaba a Gimnasia hacia el fútbol grande. En el último minuto de esa primera etapa casi lo logra el delantero de Concepción del Uruguay. Cantero tiró un centro que Limia no pudo detener, pero Leguizamón no llegó a interceptarla.

Arsenal llegaba golpeado al entretiempo. En el umbral de la felicidad, dudaba y era superado. Gustavo Grondona tuvo que recurrir al fuego sagrado en envase de camiseta para revertir la historia. Desempolvó un juego de remeras usado en el ascenso del 92 para transmitir la mística. El resultado fue inmediato: a los 7 minutos González decretó la igualdad. Después, hubo que aguantar, morderse los labios, contener la emoción hasta que el reloj dijera “se acabó”. Y llegó la fiesta con el pitazo del juez Héctor Baldassi. En la cancha, en las tribunas y en las calles. Sarandí festeja, el humilde Arsenal es de Primera.

Ricardo Puyol
Fuente: Clarín 19/5/10

 
 

 

 
 
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12
 
 

¿Conectamos?

 

HABLEMOS DE ARSENAL RADIO DESDE EL INICIO DE NUESTRA WEB

 
 

Copyright © 2013 Arsenal de Sarandi Web - Todos los derechos reservados